Economía

La economía española registra crecimiento positivo por primera vez desde el inicio de la crisis

Según el servicio de estudios del Consejo Superior de Cámaras, la inminente aplicación de las medidas anunciadas por el presidente Zapatero “podrían tener un impacto ligeramente negativo” en el crecimiento de los próximos trimestres pero, en cualquier caso, se prevé que la economía española mantenga una evolución sostenida.

Durante el primer trimestre de 2010, y por primera vez desde el inicio de la crisis, el PIB de la economía española registró un crecimiento intertrimestral positivo; en concreto, de 0,1%. En términos anuales, la contracción económica ha sido sustancialmente más moderada que la de trimestres anteriores, registrándose un decrecimiento del PIB del -1,3%, lo que supone 1,8 puntos menos que en el trimestre anterior. No obstante, las medidas anunciadas recientemente por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, y que se podrán en marcha próximamente, podrían tener un impacto ligeramente negativo en el crecimiento de los próximos trimestres. De cualquier manera, para el servicio de estudios del Consejo Superior de Cámaras, la economía española mantendrá una evolución sostenida.

La moderación de la contracción, en términos anuales, ha sido generalizada prácticamente en todas las variables de demanda y sectores económicos, excepto en la construcción, que se ha visto afectada por el agotamiento de los planes de apoyo y por la contención de gastos en infraestructuras. Desde el punto de vista de la demanda, la mejora del gasto en consumo, tanto privado, como público, ha sido lo que ha permitido el impulso de la actividad. La inversión, por su parte,  también ha moderado su contracción, aunque continúa registrando una caída importante (-9,9%). En términos generales, la demanda interna ha mejorado con una contribución menos negativa al PIB, mientras que la demanda externa, reduce su aportación positiva. Las importaciones y exportaciones han registrado en ambos casos tasa positivas de crecimiento.

Para los próximos meses, el impulso del consumo podría moderarse. Por un lado, porque la mejora del consumo privado podría estar respondiendo al adelanto de compras, especialmente duraderas, ante la anunciada subida del IVA en julio. Y por otro, porque el consumo público se va a restringir de manera importante en los próximos trimestres para cumplir con la consolidación fiscal necesaria. Por tanto, en ese caso, es posible que se vuelva a producir un retroceso en el gasto de consumo.

Para las Cámaras de Comercio, en todo caso, va a ser necesaria “una actuación clara y decidida” que impulse la confianza, la competitividad, el crecimiento y el empleo.

 

 

Etiquetas: 0000