Economía

Se aprueba la reforma financiera

El Congreso de los Diputados aprobó ayer la reforma financiera, que obliga a aumentar los fondos de los bancos para protegerse del riesgo inmobiliario, limita los salarios de los directivos de entidades que han recibido ayudas públicas y favorece una nueva ronda de fusiones.

El ministro de Economía, Luis de Guindos ha elevado hasta 52.000 millones de euros el saneamiento adicional que debe acometer la banca española para cubrir la pérdida de valor de sus activos inmobiliarios, al tiempo que ha advertido de un “empeoramiento” de la economía española y del mercado laboral durante este ejercicio.

Por lo que se refiere a los datos definitivos del PIB de 2011, el ministro señaló que: “Este descenso pone de manifiesto que no ha habido recuperación de la economía en ningún momento desde el inicio de la crisis”, ha puntualizado, recordando que las principales instituciones financieras apuntan que el PIB español se contraerá este año un 1,5%.

Desde principios de año, De Guindos calculó que las nuevas provisiones de la banca supondrían un esfuerzo próximo a los 50.000 millones de euros, pero durante su intervención en el pleno del Congreso para defender la reforma financiera, el ministro ha señalado que las necesidades de provisión superarán esa cifra y rondarán los 52.000 millones de euros. Se trata de un esfuerzo “muy sustancial”, el “más fuerte” de la Unión Europea, ha subrayado.

Esa cantidad sale de las nuevas provisiones, tanto específicas (unos 25.000 millones) como genéricas (unos 10.000 millones), más un colchón de capital adicional próximo a los 15.000 millones para aumentar las coberturas sobre suelo y promociones en curso.

De Guindos ha explicado que, a pesar de que durante la crisis las entidades españolas han aumentado sus provisiones en unos 70.000 millones de euros, el saneamiento del sector “aún no ha finalizado y permanecen dudas sobre los activos inmobiliarios” en balance. Por eso, ha justificado que ahora se exija a los bancos mayores provisiones en un solo año para tener cubierto el suelo que tenían al acabar 2011 en un 80 % (antes un 31 %), las promociones en obra, un 65 % (antes un 27 %) y las viviendas terminadas, un 35 % (antes un 25 %).

“La reforma pretende lograr un sistema financiero solvente, fuerte y un gobierno corporativo de alto nivel”, ha asegurado De Guindos durante su comparecencia en el Congreso, donde ha defendido que  el real decreto ley tiene como objetivo dotar de “músculo financiero” a las entidades, que es el paso previo e ineludible para vuelva a fluir el crédito.

 

Etiquetas: 0000000000