Economía

Los fondos soberanos apuestan por empresas españolas con fuerte presencia en Latinoamérica

ICEX-Invest in Spain, ESADEgeo y KPMG presentaron la semana pasada el segundo Informe de Fondos Soberanos 2013, que aborda las estrategias de inversión de estos gigantes de inversión en el mundo y las complejas relaciones que algunos mantienen con las empresas españolas.

En el encuentro participaron, entre otros, Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, Alfons Sauquet, decano de ESADE, y Fernando García Ferrer, socio responsable de Mercados y Private Equity de KPMG en España. El informe revela que nuestro país es y será uno de los principales destinos de fondos soberanos en Europa. “Sin duda, en 2013 y 2014 se producirán grandes movimientos de los accionariados empresariales españoles y no será inusual que en ellos participen más fondos soberanos que empresas estatales, tal como ya han mostrado las entradas de Temasek o IPIC en empresas ibéricas a lo largo de los dos últimos años”, explica Javier Santiso, vicepresidente de ESADEgeo, en el estudio.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, destacó que: “Si hace unos meses el riesgo era España, ahora el riesgo es perderse España”. Por otro lado, resaltó que la inversión extranjera directa es un indicador adelantado de la recuperación económica y ha subrayado que “el aumento de la inversión es una señal de que España está en vías de recuperación”. El Informe Fondos Soberanos 2013 pone de manifiesto que las empresas más atractivas en España para recibir inversión de fondos soberanos, son, sobre todo, aquellas con fuerte presencia en América Latina. Una posición privilegiada que ha reabierto el apetito inversor extranjero hasta niveles previos a la crisis. “Desde KPMG estamos percibiendo el retorno del interés por parte de inversores extranjeros y no obedece únicamente a la valoración de los activos, sino también a razones estratégicas y de la calidad de los mismos”, señala Fernando García Ferrer, socio responsable de Mercados y de Private Equity de KPMG en España. Sin embargo, si bien el año pasado los principales protagonistas eran los fondos árabes (el emiratí IPIC y el catarí Qatar Holdings), en esta ocasión también Singapur y China se interesan por nuestro país con objetivos tanto financieros como estratégicos. Por su parte, Noruega, cuyo fondo es el mayor del mundo, con 800.000 millones de dólares, siguió apostando por España (octavo en su lista de preferencia) con un total de 15.000 millones de dólares de inversión.

De cara al futuro, el Informe, que constata un creciente interés de los fondos soberanos por los sectores más punteros, encuentra entre los inversores  tres vías de actuación: la puramente financiera (como ocurre con Telefónica, Amadeus o Indra), alianzas estratégicas industriales (Iberdrola o Sener) y, sobre todo, capitalizar el hecho de que nuestro país hospeda durante casi toda esta década 2010-2020, el World Mobile Congress, el mayor evento de la industria digital y de las telecomunicaciones. Además, podría ser la punta de lanza de Europa de algunos fondos estratégicos como Khazanah o Mubadala que hoy por hoy no tienen sedes europeas.  En cuanto a reparto geográfico, 52 países tienen, al menos, un fondo soberano —en los últimos tres años se crearon un total de 17 y 21 comenzaron a prepararlo—.  Estos países son, en muchos casos, pertenecientes a regiones emergentes, ya no sólo de Asia y Medio Oriente, sino también de África y América Latina, circunstancia que ha hecho que las relaciones sur-sur se consoliden.  Europa siguió siendo la región de mundo más atractiva para los fondos soberanos y sumó el 54% (29.500 millones de dólares) del total de su inversión en 2012.

Esta circunstancia no supone aún un voto de confianza para el viejo continente, porque los principales movimientos se han dirigido a activos inmobiliarios refugio en Londres y en París. Por su parte, Estados Unidos, a pesar de tener un crecimiento económico más fuerte que la Unión Europea, sólo atrajo inversiones directas de consideración en el sector de materias primas. No es el caso de América Latina donde no sólo destaca el interés por los sectores tradicionales, los energéticos,  sino que también lo hace por la apuesta hacia sectores con mayor valor añadido y que atraen especialmente a fondos árabes y asiáticos. De hecho, en el continente también hay países que han creado sus propios fondos soberanos como Chile, México o Trinidad y Tobago, y los que se encuentran estudiando esta posibilidad, como Bolivia y Guatemala. Asimismo, los fondos soberanos de Colombia y Perú están a punto de convertirse en una realidad. Cabe destacar la fuerza que está adquiriendo la gran cartera de China (China Investment Corporation (CIC) y State Administration of Foreign Exchange), cuya inversión se ha centrado en gran medida en los sectores de las finanzas, las materias primas, la tecnología y la energía, pero con un riesgo elevado debido precisamente a la alta concentración en los anteriores sectores (un 80%).

Durante 2012, los fondos  soberanos siguieron apostando sobre seguro y, aunque el nivel continuó siendo notablemente inferior al observado en 2008-2009, se estabilizó el capital empleado y aumentaron sus políticas de inversión apostando, cada vez más, por la gestión directa, en lugar de hacerlo a través de gestores de activos. Las materias primas y las infraestructuras supusieron cerca del 80% de la inversión directa total publicada de los fondos soberanos en 2012, lo que demuestra una estrategia más diversificada y a largo plazo. Evitaron, por el contrario el sector de servicios financieros que apenas supuso un 22% total de la inversión directa, frente al 44% registrado en 2010. Como contrapunto, las nuevas estrategias de inversión se orientaron cada vez más a grupos industriales y, en particular, a empresas de alto valor añadido como aquellas especializadas en tecnología y telecomunicaciones — y que han crecido un 90% frente a 2011—, por delante de sectores como el energético, el inmobiliario o el financiero. También se ha apreciado una tendencia inédita hasta el momento: la apuesta por las start ups. La compra del 5,6% de la start up china Alibaba por 2.000 millones de dólares por parte del fondo China Investment Corporation (CIC), parece haber abierto veda en este sentido.  Por otro lado, también conviene destacar que los fondos soberanos  parecen recuperar su apetito por el sector inmobiliario y dominan en los mercados maduros. En Europa, estos fondos se encuentran detrás de las dos principales operaciones inmobiliarias llevadas a cabo en 2012.

Etiquetas: 000