Opinión

Autonomías vs sector exterior

José-María-Triper

José María Triper
Corresponsal económico de elEconomista.


Las comunidades autónomas, que a su liberalidad en el gasto unen también una capacidad insaciable de pedir y de quejarse, van a recibir 25.000 millones de euros del Estado en 2016  para hacer frente a sus necesidades de financiación y para el pago a sus proveedores.

Una cantidad que se añade a los 10.370 millones que percibirán por el incremento de la financiación y el ahorro de intereses, por lo que el importe total que los Presupuestos Generales del Estado destina a las autonomías supera los 35.000 millones de euros, sólo 5.000 millones por debajo del gasto  presupuestado para todos los Ministerios y que contrasta con el magro tratamiento que un año más dan las Cuentas del Estado al sector exterior, en las que se vuelve a castigar al ICEX con un recorte de los recursos económicos para la promoción exterior y para la no menos necesaria atracción de las inversiones extranjeras a nuestro país.

Claro que, como me comentaba un destacado parlamentario del equipo económico popular, las exportaciones no dan votos y, además, las empresas en el exterior no se caracterizan por su carácter reivindicativo, por lo que se les puede aplicar eso de que el que no llora no mama.

El capítulo presupuestario dedicado a los mecanismos extraordinarios de liquidez de las Administraciones territoriales expone que para 2016 la aportación patrimonial desde el presupuesto del Estado al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), al mecanismo de Facilidad Financiera, al Fondo Social y al Fondo para la Financiación de la Comunidades Autónomas se eleva a un total de 26.000 millones de euros, de los que 25.000 millones son para las comunidades autónomas y sólo 1.000 millones para las entidades locales.

El proyecto de ley presupuestaria para el próximo ejercicio explica que entre 2012 y 2014 el Fondo de Liquidez Autonómico ha proporcionado liquidez a las comunidades autónomas adheridas por un importe de 62.773,88 millones de euros, lo que ha permitido cubrir sus necesidades de financiación y reducir significativamente sus costes financieros. A esta cantidad se añaden los 21.000 millones de euros a que se elevó la aportación patrimonial del Estado al Fondo en los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio en curso.

Por lo que respecta al mecanismo de Facilidad Financiera, además de la falta de condicionalidad fiscal, la principal ventaja para las comunidades autónomas en relación con los préstamos formalizados en 2015 es la aplicación de un tipo de interés al cero por ciento anual durante tres años, mientras que para el resto de la duración de la operación está previsto un tipo de interés del 0,834 por ciento anual.

Durante el año 2015 se han adherido a este mecanismo las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares,  Canarias , Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja y Madrid.

Al Fondo de Liquidez Autonómica las comunidades adheridas este año son Cantabria,  Castilla- La Mancha, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana.

Por lo que respecta al Fondo para la Financiación del Pago a Proveedores, en sus tres fases desarrolladas durante 2012 y 2013 , este mecanismo permitió el pago de facturas pendientes por un importe superior a los 41.814 millones de euros, de los cuales 30.219 millones corresponden a comunidades autónomas y 11.595 millones a ayuntamientos, cabildos y diputaciones. “Todo ello ha supuesto el pago de mas de ocho millones de facturas a más de 190.000 proveedores y una considerable reducción de los periodos medios de pago de las administraciones territoriales”.

Estas son las cifras y este es el contraste, y cada cual puede sacar sus consecuencias.

José María Triper
Corresponsal económico de elEconomista.

Etiquetas: 00000