Mercados

Las empresas españolas están bien situadas para aprovechar las oportunidades de negocio en el nuevo Irán

El Gobierno de Irán ha anunciado un plan estratégico de inversión para los próximos seis años con un presupuesto total de 360.000 millones de dólares. Las empresas españolas se encuentran en una buena posición para aprovechar, una vez que se levanten las sanciones que pesan sobre Teherán, las numerosas oportunidades de negocio que surgirán en el país.

Así se puso de manifiesto en el transcurso de una jornada organizada por el Club de Exportadores e Inversores Españoles, el despacho Cuatrecasas, Gonçalves Pereira y el bufete iraní Atieh Associates Law Firm. Los ponentes que participaron en el encuentro coincidieron en el gran potencial del mercado persa. Con una población de 80 millones de habitantes y una gran abundancia de recursos naturales, como el petróleo, el gas y los minerales, Irán posee una economía relativamente diversificada y ha demostrado una notable capacidad de resistencia frente a las sanciones internacionales. Con el nuevo plan de inversión, el país aspira a crecer a un ritmo del 8% anual y pretende convertirse en un puente entre Europa y Asia. Leopoldo Stampa, exembajador de España en Irán, afirmó que el Gobierno de Irán tiene la firme determinación de integrarse en la comunidad internacional, recibir inversión extranjera y asumir un papel más relevante dentro de la región de Oriente Medio. Balbino Prieto, presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles, destacó el esfuerzo que han realizado las empresas españolas durante los últimos años por reforzar su competitividad internacional y les animó a explorar nuevos mercados como el iraní. El director general de Comercio Internacional e Inversiones del Ministerio de Economía y Competitividad, Antonio Fernández-Martos, mencionó las oportunidades de negocio que se abren para las empresas españolas tras el levantamiento de las sanciones. Respecto a las infraestructuras, existen numerosos proyectos para la construcción o modernización de carreteras, vías férreas, ferrocarriles suburbanos, puertos y aeropuertos.

Otros sectores con buenas perspectivas de negocio son el petróleo y el gas, el acero, la industria petroquímica, las energías renovables, la industria automotriz y el turismo. Por lo que se refiere a las relaciones diplomáticas con España, Irán siempre ha mantenido un contacto muy fluido, según Manuel Gómez-Acebo, director general para el Magreb, África, Mediterráneo y Oriente Próximo del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. En su opinión, el nuevo Gobierno español que salga de las elecciones generales de diciembre tiene el reto de “incrementar y diversificar” sus relaciones diplomáticas con el país asiático. Cyrus Shafizadeh, socio del despacho Atieh Associates Law Firm, aseguró que Irán dispone de un marco jurídico que protege la inversión extranjera, con una ley que prohíbe las nacionalizaciones y las expropiaciones. Durante la jornada, también intervinieron Jorge Badía, director general de Cuatrecasas, que resaltó los avances de Irán en materia de desarrollo humano durante los últimos 30 años, y Fernando Mínguez, socio del bufete, que insistió en la importancia de una buena planificación legal para la seguridad de las inversiones en el exterior.

Etiquetas: 0