Finanzas

Bankia consigue un beneficio de 739 millones de euros en los nueve primeros meses del año

Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 739 millones de euros en los nueve primeros meses de 2017, lo que supone un incremento del 1% respecto al mismo periodo del año anterior, debido al aumento de los ingresos por comisiones y al descenso tanto de los gastos como de las dotaciones a provisiones por la mejor calidad crediticia.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, destacó que “en un entorno complejo de tipos de interés, la entidad ha conseguido incrementar sus beneficios gracias a la buena dinámica comercial. Cada vez tenemos más clientes, más vinculados y más satisfechos que compran más productos de valor añadido, y concedemos más crédito tanto a particulares como a grandes empresas y pymes”.
“Esto se complementa con una mejora constante de la calidad del balance, lo que se traduce en una menor necesidad de dotación a provisiones y en una nueva reducción de la tasa de morosidad y de los activos adjudicados”, afirmó.
Añadió que “gracias a todo ello vuelve a mejorar el ratio de solvencia del banco, que se eleva ya por encima del 14%, lo que nos sitúa entre las entidades más capitalizadas de Europa”.
El margen de intereses alcanzó 1.467 millones de euros, un 10,1% menos que en el mismo periodo de 2016, como consecuencia de un entorno de tipos de interés en negativo que sigue afectando a la cartera hipotecaria del banco, mayoritariamente referenciada a tipos de interés variables, y al rendimiento de los bonos de la Sareb, cuya rentabilidad se ha situado próxima a cero.
Los ingresos por comisiones han crecido un 4,1%, hasta 636 millones, por el aumento del número de clientes y su mayor vinculación, que se ha reflejado en mayor medida en la generación de ingresos en los medios de pago, fondos de inversión y seguros.
El margen bruto frenó su caída hasta el 2,5% una vez que el resultado por operaciones financieras creció un 70,6%, hasta 314 millones de euros. Este incremento es consecuencia de las ventas de carteras de renta fija principalmente en los dos primeros trimestres del año como anticipación a la previsible evolución de los tipos de interés.
La contención de los gastos de administración (descendieron un 3,1%) permitió que el ratio de eficiencia acumulada se mantuviera en el 48%, prácticamente el mismo nivel que al cierre de septiembre del año anterior, y la mejor cifra entre las grandes entidades españolas en su negocio doméstico.
La mejora de la calidad del balance, con descensos tanto en los créditos dudosos como en el volumen de activos adjudicados, fue otro factor favorable para la evolución de la cuenta de resultados, ya que dio lugar a una bajada de las dotaciones a provisiones.
En los nueve primeros meses del año, se hicieron provisiones por 244 millones de euros, un 4,3% menos. El coste de riesgo (volumen de provisiones sobre crédito) se mantiene en el nivel mínimo del 0,24%.
De esta forma, el beneficio antes de impuestos se situó en 953 millones de euros, un 1,3% más, mientras que el beneficio neto atribuido se elevó a 739 millones, un 1% más que en los nueve primeros meses de 2016. La rentabilidad sobre fondos propios se situó en el 8,1%
La mejora en la calidad de los activos se reflejó en prácticamente todas las rúbricas. El saldo de riesgos dudosos se redujo un 11,2% desde el inicio de año, hasta 10.194 millones de euros, con lo que la tasa de morosidad cayó en un punto porcentual, hasta el 8,8%, mientras la tasa de cobertura quedó en el 53,8%. Al tiempo, los activos adjudicados pasaron de 2.251 a 2.082 millones de euros, un 7,5% menos, en términos de valor neto contable, después de que se vendieran 6.115 inmuebles, un 14,6% del stock existente al inicio del año.
En los nueve primeros meses del año, Bankia continuó con un buen dinamismo de la actividad comercial, que se tradujo en mayores captaciones de nuevos clientes, en la mayor vinculación de los ya existentes, en fuertes crecimientos en la concesión de hipotecas, en mayores volúmenes de financiación a empresas y en crecimientos de los saldos gestionados de fondos de inversión y de pensiones. Y todo ello con un aumento de los índices de satisfacción de la clientela.
En concreto, el banco captó, en términos netos, 141.000 clientes en los últimos 12 meses, al tiempo que los usuarios con ingresos domiciliados aumentaron en 103.000, y el número de tarjetas creció en 168.000.
Todo ello con un crecimiento significativo en la base de clientes que tiene relación multicanal con el banco. Actualmente, un total de 512.000 clientes cuentan ya con un gestor personal que les atiende de manera remota a través del servicio ‘Conecta con tu Experto’, un 70,7% más que a principios de año. En nueve meses, Bankia ha captado 149.900 clientes por vía exclusivamente digital, a través de la ‘Cuenta On’.
La mayor base de clientes y su mayor vinculación dio lugar a una mayor actividad crediticia. Las nuevas contrataciones de hipotecas ascendieron a 1.333 millones de euros, 2,3 veces superior a la del mismo periodo del año anterior, como consecuencia del lanzamiento a principios de año de la ‘Hipoteca Sin Comisiones’, que exime de todas las comisiones de contratación solo con tener los ingresos domiciliados y que no exige la contratación de ningún otro producto.
Las nuevas formalizaciones de crédito al consumo aumentaron un 19,6%, hasta 1.246 millones de euros. La mayor actividad en este negocio permitió que el stock se incrementara un 18,3%, hasta 3.500 millones de euros.
En la financiación a empresas, destacó el crecimiento del 22,1% en los créditos concedidos a pymes, y del 15,9% en el resto de empresas. Así, el saldo vivo del crédito a empresas se elevó un 0,9%, hasta 29.700 millones, tendencia que no se puede ver todavía en el segmento hipotecario porque los vencimientos siguen superando a las nuevas concesiones.
Por el lado de los recursos de clientes, destacó el crecimiento de 1.721 millones de euros en el saldo gestionado en fondos de inversión (hasta 15.050 millones), y de 229 millones en los fondos de pensiones, que se elevan a 6.621 millones. Los depósitos estrictos de clientes se redujeron, sin embargo, en 2.400 millones en este contexto de prácticamente nulas rentabilidades.
Los mayores volúmenes se observan también en las cuotas de captación neta, que en el caso de los fondos de inversión se elevó al 8,67%, frente al 7,46% de un año antes.
La mejor evolución del negocio se produjo al tiempo que volvieron a subir los índices de satisfacción de la clientela. Este indicador, medido como el porcentaje de los que valoran el servicio recibido desde Bankia con una nota superior a siete, se elevó en septiembre al 89,6%, el nivel máximo logrado históricamente por la entidad. Esta cifra es tres décimas superior al trimestre anterior.
Al tiempo, el índice de recomendación (Net Promoter Score o NPS), que es resultado de considerar a los clientes que dan una nota superior a nueve y restar los que otorgan una inferior a seis, se elevó al 38,4% en la red de oficinas, casi diez puntos superior al de cierre del año pasado.
Bankia cerró los nueve primeros meses del ejercicio con un ratio de créditos sobre depósitos del 100,1% y unos activos líquidos que suponen 1,2 veces los vencimientos mayoristas existentes.
Además, la entidad acudió a los mercados de financiación mayorista por un importe total de 1.250 millones de euros a través de dos emisiones: una de bonos subordinados Tier 2 a diez años por importe de 500 millones, colocada en marzo con una demanda de más de diez veces el volumen ofrecido, y una emisión de bonos AT1 de 750 millones de euros. Ambas emisiones permiten a Bankia ampliar el colchón de deuda capaz de absorber pérdidas de cara a la futura exigencia regulatoria del MREL.
En términos de solvencia, un trimestre más, Bankia logró mejorar sus números, con un ratio de capital CET1 BIS III fully loaded del 14,16%, lo que supone 34 puntos básicos más que en el trimestre precedente. La cifra de capital no incluye las plusvalías en las carteras de deuda soberana. De incluirse, el ratio habría sido aún superior, del 14,55%.
En términos regulatorios, lo que se conoce como phase-in, el ratio de capital CET1 BIS III alcanzó el 15,81%, lo que supone 1,11 puntos porcentuales más con respecto a diciembre (14,7%) y 45 puntos básicos por encima del cierre del trimestre precedente.
El capital total se situó en el 17,18% en términos fully loaded (14,36% en diciembre) y en el 18,75% en términos phase-in (16,03% en diciembre), lo que demuestra la capacidad del banco de generar capital de forma orgánica.
De esta manera, Bankia continúa trimestre a trimestre elevando estos indicadores y se consolida como la entidad con mejor nivel de solvencia de los grandes bancos españoles.

Etiquetas: 00