EconomíaTurismo

Caso de éxito Los ingresos por compras de turistas en Barcelona siguen creciendo en septiembre

Los ingresos por compras de turistas en Barcelona siguen creciendo en septiembre
Barcelona apenas está notando el impacto de los atentados del pasado mes de agosto entre los turistas que vienen de fuera de la UE. Tanto es así que los ingresos por compras de estos viajeros crecieron un 24% hasta septiembre en la Ciudad Condal, según datos de Global Blue, primer operador internacional de tax free.

Así, el Barómetro del Turismo de Compras –que analiza trimestralmente el patrón de comportamiento del turista extracomunitario, aquel que tiene derecho a la devolución el IVA de sus compras, lo que se conoce como compras tax free- pone de manifiesto cómo cuanto más lejos es el viaje, mayor es también la antelación con la que se prepara y menor tasa de cancelaciones se registran dado que los recorridos de larga distancia, a los que se les suele dedicar una media que oscila entre los 7 y los 14 días, requieren en la mayoría de los casos de la tramitación de visado.

Estos factores explican, en buena parte, que Barcelona siga jugando con ventaja a la hora de atraer mayor número de viajeros de largo recorrido. Éstos, si por algo destacan, es precisamente por su mayor nivel de gasto, lo que a su vez se traduce en mayor riqueza y empleo para la ciudad. Concretamente, Madrid, que poco a poco recorta posiciones con respecto a la Ciudad Condal, aumentó sus ingresos por turismo de compras un 23% hasta septiembre.

Pese a estas cifras, el operador de tax free llama la atención sobre el cambio que puede producirse en las preferencias de estos viajeros en los próximos meses si el conflicto político que vive actualmente Cataluña no encuentra una solución rápida. De hecho, según datos de la patronal Exceltur, Barcelona ha perdido ya el 15% de su actividad turística desde la consulta independentista del 1 de octubre.

En opinión del director general de Global Blue España, Luis Llorca, “el hecho de que Cataluña esté en los principales medios de comunicación del mundo transmitiendo una imagen de cierta inseguridad no ayuda a atraer turistas. Como hemos visto con otros casos como Francia, aunque a otro nivel, por supuesto, una exposición mediática negativa desincentiva el turismo. Además hay que tener en cuenta que para los viajeros de larga distancia, la planificación del viaje, incluida la obtención del visado, puede llevar entre uno y tres meses, lo que significa que el impacto más acusado empezaremos a notarlo a partir de noviembre. Es decir, lo que pasa hoy determina las decisiones de viaje futuras. Recordemos que los turistas que hacen shopping son los que más gastan y por tanto los que generan un turismo más sostenible y con mayor retorno económico y social para la ciudad.”

En un análisis por nacionalidades hasta septiembre, los datos de Global Blue muestran que los turistas que podrían verse disuadidos en mayor medida de viajar a la Ciudad Condal por el conflicto político son chinos y rusos. Y es que casi seis de cada diez euros ingresados por los comercios de Barcelona hasta septiembre procedían del bolsillo de turistas chinos que por el repunte de su economía gastaron un 46% más en compras. Concretamente, se dejaron de media 892 euros cada vez que entraron en una tienda –joyerías y relojerías principalmente-, lo que supone, por citar un ejemplo, multiplicar casi por diez el presupuesto diario de un francés para toda su estancia.

Junto a los chinos, los rusos fueron la nacionalidad que más dinero dejó hasta septiembre en la Ciudad Condal, un 30% más, hasta los 457 euros por compra, animados por su mayor poder adquisitivo gracias a la revalorización del rublo por el alza del Brent.

Etiquetas: 0000