Mercados

Alemania, China y Venezuela, tres realidades distintas

La compañía aseguradora de crédito Solunion ha publicado esta semana un nuevo informe sobre riesgos de exportación analizando en detalle tres países: Alemania, China y Venezuela.

Con respecto al mercado alemán el mencionado informe lo titula como una economía vibrante, con crecimientos desde principio de este año que se mantienen en el tercer trimestre, un crecimiento ajustado estacionalmente y en función del calendario se cifró en el +0,8%. La Oficina Federal de Estadística de Alemania ha revisado asimismo al alza el tipo secuencial del primer trimestre de 2017, al 0,9% (desde el 0,7%). Por lo tanto, el crecimiento ajustado en función del calendario parece que va a alcanzar el 2,5% en 2017, desde la anterior estimación del 2,2%. Como indicio alentador, la inversión fija bruta contribuyó al crecimiento en el tercer trimestre, principalmente gracias a la inversión en maquinaria y equipos. Las exportaciones netas también contribuyeron, ya que las exportaciones aumentaron más rápido que las importaciones. Por el contrario, la aportación del consumo público y privado al crecimiento fue escasa, permaneciendo estancada al nivel del trimestre anterior. Los últimos datos económicos, como el índice Ifo de confianza empresarial y la utilización de la capacidad industrial, indican que la economía se mantendrá en esta tónica. El crecimiento del próximo año también parece que superará con creces el 2%. Dado que la demanda está contenida, estimamos que la inversión en maquinaria y equipos representará una contribución sustancial.

De china destaca el informe de Solunion que la restricción crediticia puede afectar al crecimiento, que la producción industrial de valor añadido aumentó un +6,2% interanual en octubre, cayendo desde el +6,6% de septiembre y que la actividad empresarial se ha ido desacelerando al ritmo de la adopción de las medidas destinadas a frenar el riesgo de crédito. Los bancos chinos ampliaron los nuevos préstamos de RMB en 664.000 millones de CNY en octubre, casi la mitad del importe registrado en septiembre (1,2 billones de CNY), a causa del endurecimiento en la concesión de préstamos a las instituciones financieras no bancarias. Las cifras actuales ponen de relieve que el crecimiento económico será más moderado en el segundo semestre de 2017, después de que el crecimiento real del PIB haya alcanzado su cota máxima en el primer semestre del año (+6,9% interanual). EH espera que el crecimiento del PIB real sea del +6,7% en 2017.

Respecto a Venezuela Solunion destaca que el país sigue sumergido en la crisis y que las agencias de calificación crediticia S&P y Fitch rebajaron la deuda soberana venezolana al nivel equivalente de impago parcial. Venezuela podría estar en números rojos por una suma de 150.000 millones de USD, al no poder hacer frente al pago de los intereses por importe de 200 millones de USD dentro del período de gracia de 30 días. La reestructuración basada en el mercado parece poco probable, ya que las nuevas sanciones estadounidenses bloquean la inversión en nuevos bonos por parte de las instituciones financieras de EE. UU. Además, la nueva asamblea constituyente venezolana no goza del reconocimiento de la comunidad internacional. Un impago oficial plantea el riesgo de agravar aún más la crisis económica y humanitaria. El país ha perdido cerca de un tercio de su PIB desde 2012. Por otra parte, las importaciones se redujeron en un 80% (desde la media mensual de 5.200 millones de USD de 2013 hasta la cifra de 1.300 millones de USD en 2017) dando lugar a una grave escasez de alimentos y medicinas. Y las reservas de divisas, incluido el oro, apenas cubren 2 meses de importaciones. Con miras al futuro, Venezuela podría tratar de limitar la situación al impago de su deuda soberana y preservar su deuda de la petrolera pública (PDVSA), protegiendo así los ingresos procedentes del petróleo. Rusia quizás le eche un cable: los términos de un acuerdo de reestructuración bilateral podrían anunciarse pronto.

Etiquetas: 0000