Leonor Vargas
Directora Financiera Fundación de Estudios Bursátiles.


La rentabilidad del Ibex 35 durante 2017 ha sido de 7,4%, la mejor desde 2013. A pasar de haber vivido grandes vaivenes de todo tipo, quizás los riesgos geopolíticos son los que más peso han tenido a lo largo del ejercicio. Los favorables datos macroeconómicos a nivel mundial en materia de crecimiento, junto a una supuesta recuperación de la economía China, además de los buenos resultados empresariales, impulsaron al Ibex 35 a niveles de 10.800 en el mes de mayo, rozando el 20% de revalorización anual.

Cierta incertidumbre en materia de política monetaria a los dos lados del Atlántico y riesgos políticos en el zona Euro fueron deshinchando el Ibex 35 hasta niveles de 10.200 puntos. El proceso independentista en Cataluña generó más implicaciones económicas de las previstas, con reducciones en las tasas de turismo, cambios de sedes sociales de más de 3.200 empresas de diferentes sectores y fuga de capitales extranjeros, circunstancias que llevaron al índice a los niveles actuales. El cierre del Ibex 35 se situó en los 10.043,90 puntos; a pesar de todo, 2017, ha sido un buen año para la Bolsa.

El resto de bolsas europeas también han despedido el año con ganancias, cerrando con los mejores resultados desde los últimos cuatro años, gracias al comportamiento de sectores como el tecnológico y el de recursos básicos y a los buenos resultados empresariales. El MIB italiano finalizó con una rentabilidad cercana al 14%, mientras que el DAX alemán ha acumulado ganancias del 12,5% y el CAC 40 del 9,26%. Algo menor ha sido el comportamiento del FT londinense 7,6%, lastrado por situación del Brexit.

En la Bolsa española, los valores del continuo que peor comportamiento han tenido a lo largo de este ejercicio han sido: Abengoa con caídas superiores al 93%, Pescanova (-79,78%), Duro Felguera (-70,54%), Prisa (-52,95%), Gamesa (-40,69%) y Técnicas Reunidas (-32,09%).

Sin embrago, nos han dado muchas alegrías empresas medianas con grandes revalorizaciones y potenciales de crecimiento, como por ejemplo, MásMóvil (+230,45%) que sin duda ha sido la que mejor compartimiento ha tenido en este ejercicio, convirtiéndose en el gran ejemplo de compañía de reducida capitalización y potencial de crecimiento que salió a cotizar al MAB (Mercado Alternativo Bursátil) y posteriormente dió el salto al continuo. Además encontramos a Fluidra (+177,57%), Europac (+134,55% ) y Borges Agricultural & Industrial Nuts (+129,13%) que siguió los pasos de MásMóvil y pasó del MAB al Mercado Continuo durante el verano. Por último encontramos a Ence (+128,51%) la papelera cántabra se quedó a las puertas de triplicar su beneficio en los nueve primeros meses del pasado ejercicio, tras ganar 59,5 millones de euros. Les siguen IAG con 41,08%, Cellenex con un 41,02% y Abertis (39,53%), si bien no hay que olvidar que sigue abierta la operación de OPA sobre la concesionara de autopistas.

No podemos dejar de comentar lo sucedido en el sector financiero, cuyos resultados han sido buenos a pesar del proceso catalán: Banco Sabadell (25,17%) y Caixabank (23,85%) consiguieron subidas superiores al 20% tras su decisión de cambio de domicilio, hecho que fue aplaudida por el mercado. La cara más amarga del sector la protagonizó el Banco Popular, con una caída libre al inicio del mes de junio y una operación de venta al Banco Santander al precio simbólico de 1 €.

Uno de los sectores más estigmatizados en los últimos años, como es el inmobiliario, podría ser la gran sorpresa del 2018. Durante este año muchas de las empresas ligadas al ladrillo han tenido revalorizaciones de dos dígitos y han capitalizado más de 2.900 millones de euros. Tras una década donde ninguna promotora inmobiliaria salía a Bolsa, este año, dos de ellas (Neinor y Aedas) han saltado al parqué; mientras que la histórica Colonial, convertida en SOCIMI, protagonizó una operación de más de 1.200 millones al lanzar, el pasado 13 de noviembre, una OPA sobre su homóloga Axiare. La recuperación del mercado de la vivienda y la buena marcha del sector gracias a la mejora económica juegan a favor de estos valores para el medio plazo.

Otro dato a tener en cuenta ha sido que la gran mayoría de empresas que han salido a cotizar en 2017 han sido SOCIMI a través del Mercado Alternativo Bursátil (MAB). En este sentido, son buenas perspectivas las que tiene este Mercado en relación a salidas de cara al año que viene.

En el mercado secundario de deuda, la prima de riesgo se situó en 114 puntos básicos y la rentabilidad del bono español a diez años en el 1,57%.

El rally del euro continúa y la divisa cerró el ejercicio por encima de la cota de los 1,20 dólares. En el mercado de materias primas, el precio del barril de petróleo Brent cerró en 66 dólares, mientras que el de tipo West Texas recuperó los 60 dólares.

El precio del oro tocó máximos el pasado mes de noviembre a 1.295.42 dólares /onza, y consiguió mantenerlo hasta final de ejercicio cerrando en los 1.302,45.

2018 va a ser un año complicado, donde la prudencia va a ser un valor al alza. La incertidumbre va a estar marcada por los riesgos geopolíticos, tanto en Europa (elecciones en Grecia e Italia, la formación de Gobierno en Alemania y el desenlace del Brexit) como en España por la situación en Cataluña. Las implicaciones de la Reforma Fiscal en EEUU, junto con las decisiones del BCE sobre las políticas de retirada de estímulos, serán otros factores que podrían generar volatilidad, sin olvidar las dudas sobre la economía China. Sin embargo, se prevé que la evolución del Ibex va a ser positiva durante este ejercicio, avalada por las buenas previsiones macro a nivel mundial sobre crecimiento y los buenos resultados empresariales.

Por tanto, la renta variable es buena opción, y mejor cuando hablamos del largo plazo; siempre y cuando se extreme la prudencia a la hora de invertir y se realice una gestión del riesgo adecuada, en función de nuestro perfil inversor. En un entorno de tipos cero como el actual, es difícil obtener algo de rentabilidad estando fuera del mercado. Una cartera diversificada, con diferentes productos, que pueden ir desde planes de ahorro, fondos de inversión, acciones u otros activos alternativos, puede ser una buena opción. En este sentido, es importante estar bien asesorado y nunca olvidar que “a mayor rentabilidad mayor riesgo”.

Etiquetas: 00000