Mercados

Azerbaiyán se marca como objetivo ser un enclave estratégico entre Europa y Asia

Azerbaiyán se marca como objetivo ser un enclave estratégico entre Europa y Asia

Azerbaiyán ha conseguido transformar su modelo productivo planificado, heredado de la época comunista, hacia uno liberalizado. Además, sus importantes reservas de petróleo y gas le han permitido mantener un nivel de crecimiento económico muy por encima de la media mundial.

Según el Banco Mundial, el país continuará con una senda de crecimiento los próximos años, y en 2020 entrará en el grupo de “países con renta media elevada”. También se espera que profundice en su diversificación productiva, hasta eliminar su actual dependencia en las exportaciones de hidrocarburos.

El Plan de Desarrollo “Azerbaiyán 2020 Look into the Future” recoge la mayor parte de las medidas con las que el país pretende conseguir sus objetivos económicos. Entre ellas destacan: la expansión de la industria no petrolera, el impulso de sus infraestructuras de transporte, logística y energía, así como el desarrollo equilibrado y la reducción de la pobreza.

El Gobierno azerbaiyano ha destacado también en numerosas ocasiones su intención de que Azerbaiyán sea nexo entre Oriente y Occidente. En este sentido, está impulsando la construcción de una nueva línea de ferrocarril (Baku-Tbilisi-Kars) junto con Georgia y Turquía, y la creación de un nuevo puerto marítimo internacional en Bakú, además de la renovación de su principal aeropuerto. Estos proyectos se espera que conviertan a Azerbaiyán en un enclave fundamental en la futura nueva Ruta de la Seda.

Etiquetas: 00000