Directora de la Cuenta del Estado de CESCE.

“CESCE no va a revisar las condiciones a los exportadores en EEUU y Reino Unido”

El sector exterior de España vive su particular Renacimiento que, en esta ocasión, llega con tintes de permanencia. Exportar ya no es algo coyuntural, a juzgar tanto por la opinión de los expertos como por los datos objetivos. El pasado año cerró con más de 161.400 empresas españolas vendiendo sus bienes en los mercados internacionales, récord en la serie histórica. Dinámica que se ha prolongado los dos primeros meses de 2018 con un crecimiento del 19%. Hitos en los que las pequeñas empresas son protagonistas, siete de cada diez empresas exportadoras son pymes. Tras años de travesía en el desierto, este brío ha calado en la Administración y en sus Entidades Público Privadas. Es el caso de CESCE (Compañía de Seguros de Crédito a la Exportación) que recientemente ha puesto en marcha la Unidad de Pymes desde la que se gestionarán, entre otras, la Línea de Ejecución de Avales y la Póliza de créditos de prefinanciación para pymes y autónomos, lanzadas a principios del mes de abril.

Estamos en un momento convulso en países prioritarios para el sector exterior de España, también para las pymes. Me refiero concretamente a Reino Unido y Estados Unidos, ¿deben seguir apostando las pequeñas empresas por estos mercados?

Es evidente que el contexto internacional se caracteriza por una situación económica general favorable y además en todas las áreas al mismo tiempo, con unas tasas de crecimiento aceptables y un entorno financiero con mucha liquidez. Y esto coexiste con una situación política muy incierta con graves riesgos de desestabilización en varios focos diferentes. El caso de Reino Unido (Brexit) y Estados Unidos (Trump y el proteccionismo) son dos ejemplos de esta incertidumbre política que aunque hasta el momento no han tenido efectos claros en la situación económica, no es descartable que pudiera ocurrir. Esto no quiere decir que haya que descartar operar en estos dos mercados donde sigue habiendo amplias oportunidades de negocios rentables, sino que hay que tener en cuenta estos riesgos al analizar las operaciones concretas. Por otro lado, mi segunda reflexión consiste en que yo no creo que las PYMES deban elegir mercados diferentes que las grandes empresas. Lo que creo es que cada empresa y cada sector son diferentes y van a encontrar oportunidades de negocio en diferentes áreas/países. Es más, con pocas excepciones, en casi todos los países se pueden encontrar proyectos rentables. Luego, aquellas PYMES que tengan su foco en los mercados ingleses y americanos por supuesto que deben mantener sus esfuerzos incorporando en ellos la incertidumbre política existente. Para eso estamos nosotros, para ayudarles a gestionar ese riesgo.

¿Revisará CESCE las condiciones tanto de las nuevas contrataciones como de las ya existentes para las empresas que exporten a estos destinos?

De ninguna manera. Lo único que vamos a hacer es incorporar en la suscripción de operaciones el contexto en el que operan nuestros deudores por si hubiera que ajustar en algo la valoración del riesgo. Hasta el momento este análisis no ha supuesto ningún cambio sustancial en nuestros criterios de suscripción.

¿Cree que la incipiente guerra comercial que se ha desatado entre Estados Unidos y China puede afectar a las exportaciones e inversiones de las pymes españolas en ambas regiones?

No creo que tenga un efecto directo pero sí que creo que puede tener un efecto en el contexto internacional aumentando el riesgo de un mayor proteccionismo a nivel mundial con el efecto negativo que pudiera tener sobre el crecimiento mundial.

¿Hacia qué mercados recomienda que miren los pequeños exportadores?

Aún con el riesgo de generalizar, va a depender de lo que se está buscando. Si se trata de mercados con más potencial de crecimiento la mejor opción probablemente sea África. Si se busca un entorno regulatorio e institucional seguro probablemente el mundo OCDE será el más apropiado. Latinoamérica es una buena opción para los que busquen un entorno cultural más cercano. Probablemente el área del mundo más equilibrada entre potencial de crecimiento y desarrollo institucional sea Asia. Pero esto no quiere decir que, como ya he dicho antes, no existan oportunidades de negocio rentables en casi todos los países.

¿Por qué una Unidad de Pymes en CESCE?

La creación de una unidad de operaciones con PYMES nos va a permitir definir y desarrollar tanto productos como procesos de suscripción diferentes para operaciones pequeñas en los que demos prioridad a la agilidad, flexibilidad y sencillez en la toma de decisiones. Por ello, el equipo humano de esta unidad debe conocer de primera mano las necesidades de las PYMES y ser capaz de definir y desarrollar las soluciones precisas para cubrir estas demandas.

La Unidad De Pymes se adelanta a la revisión que anunció el ministro Román Escolano en su primera comparecencia en el Congreso…

A nivel interno, es el resultado de un cambio de organización que persigue poner a los clientes en el centro de la misma, una asignatura que teníamos pendiente en la Cuenta del Estado donde nuestro negocio más conocido se concentra en grandes operaciones. Además, este cambio desde la división por áreas geográficas a la división por clientes nos va a ayudar a sistematizar nuestra política de atención al cliente y por lo tanto a mejorar nuestro servicio. En el marco del Plan Estratégico de la Compañía este es uno de los objetivos que nos hemos fijado y en el que ya estamos trabajando.

¿Qué otros objetivos se han fijado en el Plan Estratégico para el negocio de la cuenta del Estado?

Nos hemos impuesto como objetivo final que, en 2020, seamos excelentes en nuestra forma de trabajar, seamos conocidos en el mercado y seamos atractivos para nuestros clientes. Para ello hemos definido un buen número de acciones concretas en estas tres áreas y ya estamos avanzando en ellas. Sin ánimo de ser exhaustivo, estamos revisando todos nuestros productos, desarrollando aplicaciones informáticas que nos permitan ser más eficientes en nuestro trabajo y reducir los tiempos de respuesta, definiendo sistemas de medición de nuestros servicios e implantando un plan de difusión ambicioso en acciones concretas dirigidas a las empresas, a los bancos y a los deudores potenciales… Tenemos mucho trabajo para los dos próximos años y estamos muy ilusionados con este proceso.

Visto el éxito de la Línea de Avales, CESCE ha incluido en la línea los Créditos de Prefinanciación para Pymes y empresas no cotizadas, ¿quiere la compañía cubrir el vacío que deja la banca tradicional a la hora de financiar la internacionalización de la economía real?

Más bien estamos ayudando a la Banca tradicional a financiar a las empresas españolas en sus procesos de internacionalización facilitando su participación en avales y créditos de prefinanciación. Se trata de compartir con los Bancos el riesgo de las PYMES españolas multiplicando así la financiación disponible para la ejecución de contratos en el exterior. Esta línea es un buen ejemplo de la búsqueda de soluciones para los problemas de las PYMES que surgió durante los años de la crisis cuando la falta de capacidad para emisión de avales era evidente sobre todo para las más pequeñas. Desde entonces, esta línea aprobada por la Administración española ha permitido el estudio de la cobertura de riesgos de avales por un importe de más de 250 millones de euros repartidos en importes muy pequeños entre 123 operaciones y con una siniestralidad muy baja, sólo hemos tenido un único caso. Resultado, esto último, de la buena ejecución y planificación de las PYMES españolas. Tenemos la satisfacción de haber visto crecer con nosotros a empresas muy pequeñas que iniciaban su proceso de internacionalización que ahora ya están consolidadas en sus mercados exteriores.

¿Qué expectativas tienen para ambas líneas?

Muy buenas, ya estamos usando la tercera ampliación de su importe y esperamos que la siniestralidad siga manteniendo el mismo perfil bajo que hasta ahora. El objetivo es que las empresas crezcan en tamaño y experiencia con este apoyo y esto también está ocurriendo.

CESCE también ha promovido una línea de riesgo deudor extranjero para operaciones de pequeño importe, orientada a Pymes…

Efectivamente, este es otro ejemplo de acción dirigida a las PYMES. Al igual que la anterior, ésta es un línea instruida por la CDGAE que nos permite operar y suscribir riesgos en operaciones pequeñas -en las que los deudores y los exportadores suelen ser PYMES- de una forma más rápida y flexible. Con esto pretendemos de nuevo que los bancos descansen en nosotros el riesgo de impago de los deudores más difíciles de valorar dado su tamaño y que podamos así cerrar operaciones con la flexibilidad y rapidez que exige ese segmento del mercado. Esta línea ya está aprobada y funcionando con normalidad.

¿Sigue siendo la falta de financiación el principal lastre para internacionalización de las pequeñas empresas?

Aunque no es fácil de medir, probablemente sí, sobre todo comparándolo con los problemas que enfrentan las empresas grandes. Una empresa pequeña con un balance pequeño encuentra muchas más dificultades en su captación de financiación por razones obvias. Sin embargo, si el análisis y el riesgo lo evaluamos en función de su capacidad técnica en la ejecución de sus contratos abrimos la posibilidad de crecer, consolidar su posición en el mercado y aumentar su balance, o sea, un círculo virtuoso que nuestro apoyo hace posible. En el contexto financiero actual, con mucha liquidez disponible, este gap en la financiación a PYMES probablemente se ha ampliado, lo que justifica aún más nuestro objetivo de facilitar la participación de los bancos en este segmento del mercado.

Acaba de aprobarse el proyecto de Presupuestos Generales para 2018, ¿cuál es la valoración que hacen de los mismos en lo que respecta a CESCE?

El único elemento relevante que incluyen los Presupuestos generales del Estado sobre la actividad de CESCE como ECA (Agencia de Crédito a la Exportación) española es el límite máximo a la contratación del año y las partidas que permitirían hacer frente a un flujo de caja negativo del sistema -diferencia entre ingresos y pagos del instrumento- que excediera el importe acumulado en el Fondo de Reserva para los Riesgos de Internacionalización (FRRI). En principio, el límite se mantiene en los 9.000 millones de euros de años anteriores, importe suficiente para un volumen de contratación como el previsto en 2018, que calculamos se sitúe alrededor de los 2.000 millones de euros, y la cartera de ofertas comprometidas, aproximadamente 2.700 millones de euros. En relación con las partidas recogidas también son suficientes para hacer frente a posibles desviaciones sobre todo teniendo en cuenta que desde mediados de los años 90 no se ha presentado un flujo de caja negativo y que aún así, el FRRI tiene unos fondos acumulados de más de 1.000 millones de euros. Esto hace que la probabilidad de tener que acudir a estas partidas presupuestarias es muy remota. En cualquier caso, estas partidas tienen carácter ampliable lo que permitiría en ese caso, ajustarlas a las necesidades. En definitiva, los Presupuesto nos dan el marco necesario para desarrollar con normalidad nuestro negocio ECA con todas las garantías necesarias para el sistema.

¿Qué sectores son prioritarios para CESCE?

Puesto que nuestro negocio viene determinado por la demanda de nuestros exportadores y financiadores, no priorizamos sectores concretos en nuestra contratación. Pero si analizamos en nuestra cartera los sectores de petróleo y gas, transportes, sector eléctrico son los más representados con una contratación creciente en otros como puede es el sector naval.

Etiquetas: 000