Opinión

Entre políticas monetarias anda el juego

Leonor-Vargas-(FEBF)

Leonor Vargas
Directora Financiera Fundación de Estudios Bursátiles.


El Ibex 35 logró cerrar el mes de abril con una revalorización cercana al 4%, después de haber vivido un primer trimestre bastante movido y poco habitual. El índice español cerró el cuarto mes del año en los 9.980 puntos, no siendo capaz de superar los ansiados 10.000 puntos. El resto de índices del viejo continente se anotaron pequeñas revalorizaciones que no superaron el 1% el FTSE 100 británico cerró en los 7.507 puntos; el DAX alemán en los 12.612 puntos; el CAC 40 remontó hasta los 5.520 puntos; y el FTSE MIB italiano finalizó en los 23.979 puntos.

El mes ha estado marcado por las publicaciones de resultados de las compañías cotizadas de todo el mundo y por la subida del precio del petróleo, que cerró en los 75 dólares/barril Brent. La guerra comercial iniciada por el presidente norteamericano, tiene en jaque a medio mundo. No sólo por la propuesta de implantar aranceles a productos alimentarios chinos, sino por la amenaza de implementar medidas arancelarias contra las importaciones de acero y aluminio a empresas europeas.

Además de la guerra comercial, existen otras dos preocupaciones latentes para los mercados financieros. Por una parte, las decisiones que tome la Reserva Federal (FED) respecto a la posibilidad de elevar el ritmo de subidas de tipos. Esta decisión dependerá especialmente de la evolución de los precios y de la inflación, dado que el mercado laboral permanece fuerte y con un nivel de desempleo que ronda el 4%. Tras la reunión de este mes la situación no ha sufrido sobresaltos, los inversores ya tienen puesta su mirada en junio, cuando sí se espera una pequeña subida. Y por otra parte, tenemos al Banco Central Europeo (BCE), el cual ha advertido de una moderación en el crecimiento de la Zona Euro durante este trimestre, situación que de confirmarse en los próximos meses podría llevar a la Autoridad Monetaria a alargar las compras de deuda hasta el último trimestre del año.

Algunas referencias macroeconómicas en Europa han sido la inflación alemana que se situó en el 1,6% en términos anuales y que se mantuvo sin cambios desde el mes anterior, y la italiana, que subió un 0,5% respecto al mismo periodo. La tasa de paro se mantuvo estable en marzo en la eurozona en el 8,5 %, sin cambios con respecto al mes anterior, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) la cifra tampoco varió y se situó en el 7,1 %, según datos de Eurostat.

Sin embargo, Bruselas se muestra optimista con España y mejora la previsión del PIB al 2,9% y el 2,4% en el 2019. Con estas previsiones se pueden mejorar las estimaciones para la tasa de desempleo (que bajará del 14% en 2019) y prever una subida moderada de los salarios para los próximos dos años (la remuneración de los trabajadores aumentará el 1,1% y del 1,6%, respectivamente).

En cuanto a los resultados empresariales, al otro lado del atlántico, los resultados trimestrales de Apple superaron las previsiones de los analistas, que avalan cada día más su producto estrella: el iPhone, como producto diferenciado o lovemarks. Es importante comentar, que según datos de FactSet, del 53% de las empresas del S&P 500 que han publicado sus cuentas este trimestre, el 79% han superado las expectativas de crecimiento del beneficio por acción (BPA) del consenso de los analistas, superando la media de los últimos cinco años.

En nuestro país, buenos resultados protagonizó el sector bancario, destacando sobre todos los de CaixaBank que obtuvo un beneficio de 704 millones de euros en el primer trimestre de 2018, lo que representa un incremento del 74,7% respecto al mismo periodo del año pasado, avalado por tasa de crecimientos sostenidos e ininterrumpidos sin inflexión, acompañados de una clara mejora de la rentabilidad y de una reducción de la morosidad.

Sabadell también obtuvo un alza en el beneficio del 32%. Hay que tener en cuenta que los ingresos cayeron un 5,8%, lo que ha provocado un recorte en los márgenes. Sin embrago, la reducción a la mitad de las provisiones ha supuesto una mejora una mejora en el beneficio.

Bankinter, logró un resultado de 143 millones entre enero y marzo, un 15% más que hace un año, este incremento se sustenta en una aceleración de los ingresos superior al crecimiento de los costes, junto al descenso de los saneamientos.

Números favorables arrojaron las cuentas de Renta 4 Banco, la entidad ha obtenido un beneficio neto atribuido de 4,3 millones de euros en el primer trimestre de este ejercicio, cantidad que representa un aumento del 13,2% respecto al mismo periodo de 2017.

Por último, a pesar de que Santander, obtuvo un 10% más de beneficio en España y se vuelve a posicionar como segunda entidad en el territorio con la integración de Popular, sus resultados no convencen a los analistas: y las dudas sobre sus negocios en Reino Unido y Brasil, lastran su resultado positivo.

También fueron buenos los resultados de CIE Automotive que aumentó un 21% su beneficio y sus ingresos durante el primer trimestre; los de CAF compañía de construcción de ferrocarriles que logró un beneficio de 11,8 millones hasta marzo, un 27% más y, sorprendentes fueron los de Ence Energía y Celulosa, que alcanzó un beneficio neto de 29,5 millones de euros en el primer trimestre de 2018, lo que supone un incremento del 115% respecto al mismo periodo del año anterior.

La empresa de hemoderivados, Grifols cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 143,4 millones de euros, cifra que supuso un incremento del 7% respecto al mismo periodo, gracias a la evolución del crecimiento orgánico de todas sus divisiones y en todas las zonas geográficas, aunque no debemos perder de vista que sus ingresos cayeron un 3,6%, debido al efecto divisa.

Peores pero con alguna matización fueron los resultados de Prosegur Cash que redujo su beneficio un 51,5%, hasta 62 millones, debido a los ingresos extraordinarios que logró en 2017 por la venta de marca y de una participada. Sin estos efectos, habría ganado 2 millones, y su resultado habría aumentado un 3,4% más que el año anterior.

Y los de Enagás ganó 103,9 millones en el trimestre, un 33,5% menos que un año anterior, debido a que en 2017 la gasista contabilizó el efecto de la consolidación de la chilena GNL Quintero. Sin tener en cuenta el efecto el incremento seria del 1% más respecto al mismo periodo del año anterior.

Con esta coyuntura donde “Entre políticas monetarias anda el juego” y unos generalizados resultados positivos, el IBEX 35 puede tomar pista y despegar hacia los 10.000 puntos antes de que comience la época estival.

Etiquetas: 0000