Las exportaciones españolas siguen aumentando en el mercado estadounidense

Si la preeminencia de Estados Unidos en el marco económico y político mundial otorga a este país un protagonismo diario en las noticias internacionales, desde la llegada de Donald Trump al poder en enero de 2017 Estados Unidos acapara continuamente los titulares en todos los medios y no siempre en sentido positivo.

Poco menos de 15 meses de legislatura han bastado para que Trump, cumpliendo con sus promesas de campaña, haya desbaratado gran parte de los esfuerzos diplomáticos de sus predecesores, tanto republicanos como demócratas.

Trump ha puesto gran empeño en cambiar las normas que había aprobado el anterior gobierno demócrata de Barack Obama, como la ley de asistencia sanitaria, y en promover la idea de un refuerzo de la seguridad nacional de los EEUU y modernizar las Fuerzas Armadas. A pesar de su presencia mayoritaria en el Senado y en la Cámara de Representantes los republicanos y el Presidente Trump no consiguieron derogar la ley de asistencia sanitaria que fue el proyecto estrella del Presidente Obama, aunque sí consiguieron aprobar un importante recorte de impuestos en diciembre de 2017.

El nuevo presidente también quiso transformar por completo la política comercial del país mediante la denuncia de los grandes acuerdos comerciales (NAFTA, TPP, TTPI) bajo la directriz “America First”. Y una de sus más importantes promesas de campaña, el cambio de la política migratoria simbolizado en un muro nuevo en la frontera con México fue una de sus primeras decisiones como presidente. Oriente Medio es otro de los frentes de Trump. Ordenó la entrada estadounidense en el conflicto sirio sin autorización ni voto de las cámaras, dictó la marcha atrás en los acuerdos con Irán y aprobó el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel. En otoño pasado, Donald Trump decretó una prohibición permanente de entrada en el país a ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Yemen, Corea del Norte, Chad y Venezuela. Por supuesto, Trump también se encargó de romper las negociaciones que Obama había iniciado para el acercamiento a Cuba.

En cuanto a su relación con la Unión Europea, Trump acaba de amenazar con imponer nuevos aranceles al acero y al aluminio europeos, a lo que la UE ha respondido con un paquete de medidas arancelarias que gravarán los productos estadounidenses en Europa.

Comercio exterior de Estados Unidos

Los principales clientes de Estados Unidos en 2017 fueron la Unión Europea, Canadá, México, China y Japón. Las exportaciones dirigidas a Norteamérica (Canadá y México) representaron el 34% del total, misma proporción en comparación con el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, las ventas a Europa (21,5% del total) decrecieron un -0,6%, y fueron los países de la Unión Europea los que mayor porcentaje acapararon (18,3% del total) con una bajada del 0,3% en la tasa interanual.

Observando la evolución de los últimos años, el cambio más significativo desde el punto de vista de los proveedores de Estados Unidos lo protagonizó China que ha pasado de ser el cuarto país en importancia con una cuota del 8,2% en 2000 al primero con una cuota del 21,6% en 2017. En cuanto a las importaciones, Estados Unidos importó sobre todo de los países de la cuenca del Pacífico (37% del total), y de Canadá y México (Norteamérica), que alcanzaron una cuota del 26,2% entre los dos. Japón ha sido el gran perjudicado del aumento de importancia de China, ya que ha perdido cuota hasta llegar al 5,8%, y ahora se sitúa por detrás de China, México y Canadá.

España ha visto reducida su cuota de mercado como proveedor desde el inicio de la crisis en 2008. Sin embargo, la favorable evolución de las exportaciones españolas durante los últimos años ha permitido que España recupere su cuota de mercado en Estados Unidos hasta un valor próximo previo al de la crisis (0,7% en 2017).

Durante el año 2017, los sectores con mayor peso en las exportaciones fueron el de los bienes de equipo (34,4% del total) y productos intermedios (29.9% del total), que mostraron en este periodo un crecimiento del 2,5% y 16,7% en tasa interanual, respectivamente. Las exportaciones del sector del automóvil (10,2 % del total) se incrementaron un 4,8% y las de productos agrarios (8,6%) aumentaron un 1,8% respecto a 2016. Por último, las ventas al exterior de bienes de consumo (12,8% del total) se incrementaron un 2% y las del resto de mercancías experimentaron un incremento del 4,1% interanual.

Comercio exterior hispano-estadounidense

Históricamente, la balanza comercial bilateral ha sido deficitaria para nuestro país, salvo en 2014. Ese año el aumento de nuestras exportaciones permitió alcanzar una tasa de cobertura del 102%. Aunque nuestras exportaciones a Estados Unidos continuaron la senda alcista en 2015, el mayor dinamismo de nuestras importaciones provenientes de Estados Unidos hizo que la tasa de cobertura descendiera hasta un 89,6%, con un saldo deficitario para nuestra economía de 1.323 millones de euros.

En 2016, nuestras exportaciones alcanzaron los 11.327,6 millones de euros (-1,5% en comparación con el año anterior), frente a unas importaciones de 13.015,7 millones de euros (+1,5%), lo que supuso un saldo negativo de -1.688 millones de euros. La tasa de cobertura en 2016 se situó en 87,03%.

En 2017, las exportaciones españolas ascendieron a 12.461 millones de euros, lo que representó un aumento del 9,6% interanual. Las importaciones españolas, por su parte, se situaron en 13.823 millones de euros, con un incremento del 6,8% respecto a 2016.

Estados Unidos representó el sexto destino de la exportación española en 2017, con un 4,5% del total, por detrás de Francia (15%), Alemania (11,2%), Italia (8%), Portugal (7,2%) y Reino Unido (6,8%). Los principales capítulos de nuestra exportación fueron máquinas y aparatos mecánicos (14,5% del total), combustibles y aceites minerales (13,9%), vehículos automóviles (6,8%), aparatos y material eléctrico (6,5%), productos farmacéuticos (5,6%) y aceites animales o vegetales (4,1%).

Estados Unidos ocupó el quinto puesto dentro de los proveedores de España el pasado año con un 4,6% del total, por detrás de Alemania (12,9%), Francia (11%), China (8,5%) e Italia (6,7%). Los principales capítulos de importación fueron los productos farmacéuticos (18,72% del total), aeronaves (18,70%), combustibles y aceites minerales (9,7%), máquinas y aparatos mecánicos (8,5%) y aparatos ópticos (6,8%).

El saldo comercial en 2017 arrojó un déficit de 1.362 millones de euros, un 13,6% inferior al registrado en 2016. Nuestra tasa de cobertura se situó en el 90,1%, es decir, 2,3 puntos porcentuales más que la registrada en enero-diciembre de 2016.

Relaciones bilaterales

Estados Unidos es el principal socio comercial de España fuera de la Unión Europea: representó en 2017 el sexto destino de las exportaciones españolas de bienes y supuso el 4,5% del total. Además, es el quinto proveedor de España: un 4,6% de las importaciones españolas procedieron de Estados Unidos en 2017.

En el sector de infraestructuras, el sector privado español está participando en la ejecución de proyectos de gran envergadura y en el periodo 2013-2017 las empresas españolas han conseguido contratos de obras y de servicios en EEUU por un valor en torno a los 30.000 millones de euros.

Acuerdos económicos vigentes ente ambos países:

  • Memorándum de Cooperación entre el Ministerio de Fomento y la Federal Railroad Administration, firmado en julio 2010, en virtud del cual se intercambian expertos y conocimientos para el mutuo desarrollo del transporte por ferrocarril (de pasajeros en EE.UU. y de carga en España). Venció en julio de 2015, siendo sustituido por un Memorándum de Cooperación en materia de transporte sostenible, suscrito en Madrid en junio de 2014, que tiene un ámbito más amplio.
  • En estos momentos el Convenio para evitar la doble imposición está siendo renegociado para que refleje los intereses actuales de las empresas en ambos países con el fin de mantener las inversiones norteamericanas ya existentes en España.
  • Declaración conjunta firmada en Madrid el 11 de enero 2001: establece un marco de cooperación en las áreas de política, defensa, económico-financiera, científica, industrial y tecnología, cultural y seguridad.
  • Convenio de Cooperación y Amistad: Firmado en 1982 y en vigor desde 1983. Dentro de este Acuerdo figura el Convenio Complementario de Cooperación para la Defensa. En virtud de este Convenio las empresas españolas quedan exentas de las restricciones establecidas por la “Buy America Act” en el sector de defensa.
  • Convenio para Evitar la Doble Imposición. En enero de 2013 se firmó un nuevo Convenio (el anterior databa de 1990). Está pendiente de ser ratificado por ambos Congresos.
  • Consejo España-Estados Unidos: Fundación auspiciada por las Administraciones de ambos países. Se reúne con carácter anual alternándose el país que organiza el encuentro.
  • Plan de Trabajo firmado entre el Ministerio de Agricultura de España y el “Agricultural Plant and Health Inspection Service” de EE.UU., para aplicación de las normas relativas a la importación de clementinas.
  • Acuerdo de Cooperación entre el Club de Exportadores de España y la “Minority Business and Development Agency” del Departamento de Comercio de EE.UU.
  • MOU entre el Departamento de Energía de EE.UU. y el Ministerio de la Vivienda de España para la colaboración de cara a celebrar un certamen del tipo Solar Decathlon en Europa.
  • Memorándum de Cooperación entre el Ministerio de Fomento y la Federal Railroad Administration, firmado en julio de 2010, en virtud del cual se intercambian expertos y conocimientos para el mutuo desarrollo del transporte por ferrocarril (de pasajeros en EE.UU. y de carga en España).
Perspectivas de futuro

La nueva política comercial de Trump se interpreta como un ataque directo al comercio con la Unión Europea y ya ha desembocado en una contraofensiva por parte de las altas instituciones de la Unión.

La imposición de aranceles a los productos europeos perjudicará a nuestro país, ya que en los productos industriales, las exportaciones españolas con destino a Estados Unidos que mayor crecimiento han experimentado en los últimos años son los derivados del petróleo, el equipamiento para la aviación (motores, bombas, acumuladores, otras partes), la máquina herramienta, los accesorios de automoción, etc.

Por otro lado, dentro del comercio de servicios, se ha producido un importante crecimiento de la presencia española en los últimos años en las concesiones de autopistas y en los servicios financieros, así como en telecomunicaciones, servicios informáticos y servicios profesionales (ingeniería, jurídicos, de arquitectura…).

Para España, las mejores oportunidades en Estados Unidos se encuentran en los ámbitos de la generación de energía con fuentes convencionales y renovables, eficiencia energética, mejora de las principales redes de transporte (autopistas y ferrocarril), telecomunicaciones, el suministro y tratamiento del agua urbana, seguridad, reciclaje de productos y desarrollo de productos de la biotecnología, nanotecnología y la administración y gestión de servicios sanitarios (e-health).

Etiquetas: 000