Social Media Manager de Presscode Comunicación.

“Nos encontramos ante una auténtica sociedad digital, con diferentes públicos”

Gestiona cuentas nacionales e internacionales como The Body Shop Iberia, Bodegas Martúe & Blanco Nieva o los perfiles de oficinas comerciales y otras instituciones.

¿Cuáles son las funciones que cumplen para una empresa multinacional sus perfiles en redes sociales? ¿son funciones que podrían llevarse a cabo por otros medios?

Las redes sociales nos ayudan a difundir de manera sencilla y masiva los mensajes que una empresa necesita transmitir. La diferencia entre una multinacional y una pyme se encuentra, fundamentalmente, en el planteamiento de la estrategia global de marketing digital. En ella, deben estar muy unidas las redes sociales, el posicionamiento SEO, SEM, los contenidos web o el CRM.

Cuando hablamos de multinacionales debemos prestar especial atención a la reputación de la empresa, que influirá en todas las acciones que se realicen. Podríamos hablar de infinidad de funciones en redes sociales: branding, visibilidad, fidelización, posicionamiento, análisis de tendencias, atención al cliente, gestión de crisis. Todo ello lo resumiría en dos grandes aspectos: transmitir valores de la multinacional y generar oportunidades comerciales.

Las redes sociales son hoy día el mayor proveedor en cuanto a retroalimentación e integración y, sobre esto, se deberían construir los contenidos. Teniendo esto en cuenta, otros medios, como acciones de marketing, son necesarios, pero es indispensable la presencia de las empresas allí donde están las personas a las que dirigen sus mensajes.

No todas las redes atraen a los mismos públicos. ¿Puedes hablarnos un poco de cada una de las redes (las más populares) y cuáles son sus públicos (en España y en Europa, por ejemplo) .

No, efectivamente. Aunque podemos generalizar diciendo que llegamos a través de ellas al público más joven, a los millenials, tenemos que tener en cuenta que han pasado 14 años desde la llegada de las primeras redes sociales a nuestros dispositivos y debemos admitir que nos encontramos ante una auténtica sociedad digital, con diferentes públicos.

El reto de detectar desde la red social más acorde al público más adecuado es al que cada día hacemos frente desde las agencias.

Si hablamos de las más importantes, debemos seguir mencionando sin duda Facebook, YouTube, Twitter o LinkedIn pero no podemos obviar que la guinda del pastel en estos momentos es Instagram.

Los estudios recientes (The Social Media Family) y nuestro día a día en las agencias nos demuestran que por primera vez en 2017 Facebook decreció en España. Sigue siendo muy útil para relacionarnos con los entornos más cercanos en nuestra vida diaria, pero los constantes cambios en el algoritmo de la red social han debilitado la presencia de las marcas en Facebook.

Instagram, por su parte, sigue su imparable ascenso. Es esencial para las marcas puesto que desde esta red social pueden ver el estilo de vida de sus potenciales clientes y conocer sus valores. Instagram es un gran escaparate y además nuestras publicaciones llegan a toda nuestra red, aunque en esto también se están realizando constantes modificaciones en la estrategia de la plataforma.

Finalmente podemos destacar la importancia de LinkedIn como primera red social para perfiles empresariales, Twitter, con su inmediatez, como la red a la que primero llegan las tendencias y el gran foro de debate. Por su parte, YouTube, que desde hace año no solo es un sitio para ver vídeos musicales (aunque estén en la actualidad lanzando novedades en este sentido), es una completa plataforma en la que demostrar conocimiento y habilidades.

¿Qué clase de contenidos son los que más agradecen los seguidores de las redes?

¡Los de calidad! ¿Quién o cómo se determinan? Este es nuestro gran reto. Todos somos conscientes de que aburrir al consumidor con propuestas de venta directa es innecesario y poco efectivo. Debemos identificar fórmulas que contribuyan a identificar los problemas de nuestra audiencia y ayudarles a solucionarlos. Alejarse de estereotipos y que las marcas/empresas se muestren integradoras y sin complejos ante el compromiso social es definitivo para alcanzar contenidos de calidad en el presente.

Tampoco dejaría de lado el entretenimiento. En este sentido el vídeo es muy positivo para las marcas. Este tipo de contenido consigue atrapar al usuario al menos durante unos segundos por lo que tenemos más oportunidades de incrementar nuestro engagement en un post. Y aunque muchos clientes recelan de los vídeos, debemos desmitificar que sean contenidos costosos o que dependan de grandes medios técnicos.

¿Cómo ve el futuro de las redes sociales a medio – largo plazo?

2017 fue el primer año negativo en la era de las redes sociales. Han sido acusadas de manipulación, de vulnerar derechos, de crispar el debate, de contaminar con falsas informaciones y de crear adicción, entre otras cosas.

En el futuro a medio y largo plazo de las redes sociales tres son los puntos que debemos cuestionarnos: influencers, privacidad y democratización.

En el futuro más inmediato debemos llegar a controlar el verdadero peso de los influencers. No se trata de likes, ni de volumen de seguidores; debemos fijarnos en otros indicadores para medir su efectividad. El volumen de negocio que generen. Cada vez tenemos más herramientas para medirlo.

Tampoco es un secreto la gran preocupación que la privacidad y la seguridad en torno a las redes sociales han despertado en los últimos tiempos. Si bien en España acabamos de adaptar nuestra ley recientemente, la manera en la que Facebook ha comprometido a empresas y vulnerado los derechos de millones de usuarios en todo el mundo abre una nueva etapa en el control de los datos.

Las redes sociales nacieron con la vocación de ser libres y accesibles para todos, pero hemos visto cómo en un periodo de tiempo muy corto muchas de ellas como Hi5 o Fotolog han desaparecido y otras han tenido que reinventarse como Tuenti o Facebook.

En un mundo hiperconectado el ciudadano digital tiene los suficientes años de experiencia para contar con criterio propio. Las famosas Fake News, que se destapan a diario, son el primer gran ejemplo de ello.

Los expertos hablan ya de tecnología descentralizada. El “Blockchain” o democratización de los datos, que permitirá: almacenar, transferir, rastrear y autenticar datos en línea, de forma descentralizada. Sin el control de un servidor central que almacene esos datos.

Creo que esta es la gran experiencia de futuro que nos espera, puesto que beneficia tanto al consumidor como a las empresas, que podrán enviar información a quien realmente esté interesado, así como controlar mejor el análisis y retorno de la inversión. Lo interesante del proceso será ver qué redes sociales son capaces de adaptarse o caerán por el camino.

La principal duda de una pyme que quiere tener presencia en el extranjero sería cómo configurar sus redes sociales. ¿Qué consejo le darías en este sentido?

Aquí no me fijaría tanto en si son grandes o pequeños en empleados o en facturación, más bien en si son rápidos o lentos.

Lo importante es la estrategia, y en esto las pymes tienen que ponerse las pilas. Si tienes un perfil de Instagram con el mismo número de seguidores que una multinacional, tienes la capacidad de vender lo mismo que ellos.
Las grandes empresas invierten en personas que se encargan de sus redes sociales, que ofrecen una continua formación, y esto es decisivo en la creación de una buena estrategia que pueda adaptarse a cada mercado con éxito.

Etiquetas: 00