Opinión

La RSC, nueva prioridad estratégica de las empresas

Carlos de Benito, Director de Recursos Humanos de CESCE.

Carlos de Benito
Director de Recursos Humanos de CESCE.


Durante mucho tiempo, la empresa ha sido vista como una organización cuyo objetivo principal era maximizar sus beneficios con una responsabilidad meramente económica. Esta visión ha ido evolucionando hacia la consideración empresa no solo comprometida con los accionistas sino también con la sociedad. La empresa tiene una responsabilidad social y ello ha propiciado que la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) sea considerada como un elemento fundamental en la planificación estratégica de muchas grandes compañías.

La RSC supone, desde esta óptica, la involucración de la empresa en la sociedad en la que se encuentra ubicada. Satisfacer a los accionistas no es suficiente, la empresa debe llevar a cabo acciones que contribuyan también a las necesidades de sus empleados, clientes, proveedores, y del entorno social y económico donde lleva a cabo sus actividades. Estas acciones deben generar un contexto favorable para todas las partes involucradas. Debe ser una inversión con un impacto positivo sobre el desempeño, la reputación e imagen de la compañía, su sostenibilidad y la creación de valor a largo plazo.

Es cierto que muchas empresas han venido destinando durante años parte de sus beneficios a actividades de carácter social, la RSC va más allá. No es algo pasajero, es una actividad de carácter permanente que supone incorporar voluntariamente criterios sociales y medioambientales en las actividades económicas y en las relaciones con los grupos de interés de la empresa.

Las empresas que adoptan criterios de RSC son conscientes de que su modelo de negocio no afecta de la misma forma a cada uno de estos grupos y marcan la diferencia con acciones ligadas al compromiso, trasparencia, confianza, buen gobierno, ética, innovación, medio ambiente o formación. Todo integrado en la visión a largo plazo de su estrategia empresarial.

Se presta más atención a la responsabilidad de aquellas corporaciones que tienen impactos sociales o ambientales más obvios, siendo esto también aplicable a las pequeñas y medianas empresas.

La RSC no es filantropía, sino algo que debe integrarse dentro del modelo de negocio de la empresa. CESCE ha decidido dedicar el 0,7 por ciento de sus beneficios netos anuales a actividades de Responsabilidad Social Corporativa. La RSC es una de las áreas prioritarias de su Plan Estratégico 2020, junto a la internacionalización, la digitalización y la apuesta por la pyme. Vincular estas actividades a la gestión básica de la empresa y transmitir a la sociedad el conocimiento y la experiencia de su plantilla, con una vocación de permanencia es una de sus misiones.

Las actuaciones de RSC de CESCE se centrarán en los ámbitos de la Educación y la Formación, Medio Ambiente, Salud, Discapacidad, Colectivos en Riesgo de Exclusión e Investigación Científica. Se ha tenido en cuenta las opiniones de los empleados y del resto de los grupos de interés de CESCE, fundamentalmente los, agentes, los accionistas, los clientes y los proveedores.

Etiquetas: 00