Empresas

Innovación, digitalización y formación los grandes desafíos de la empresa española

Innovación, digitalización y formación los grandes desafíos de la empresa española

Las empresas han solicitado al Gobierno una política industrial a largo plazo, que se base en los tres aspectos fundamentales que inciden directamente en la productividad del sector: innovación, digitalización y formación. Esta es una de las principales conclusiones a las que se ha llegado en el acto de presentación del libro ‘Innovación y competitividad: desafíos de la industria española’, editado por Funcas, en la sede de la Cámara de Comercio de España.

La publicación hace un diagnóstico sobre las dificultades que presentan las empresas y la industria españolas para competir en un entorno cada vez más globalizado y complejo, con una compe¬tencia tan intensa que provoca pérdidas de producción y empleos.

El secretario general de Industria y de la PYME, Raúl Blanco, que clausuró el acto, se comprometió con el sector productivo a regular mejor “y no más” para incrementar la productividad en el sector industrial. “Es necesario aprovechar el momento de consenso que existe actualmente sobre el valor de la industria para sentar las bases a futuro de un marco estratégico que concluya en una Ley de Industria”. Blanco insistió también en la necesidad de actualizar las políticas y herramientas de apoyo a este sector que marquen las líneas de futuro”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, afirmó que el reto es ayudar a crecer a las empresas del sector industrial para conseguir una industria más potente y con mayor peso en el PIB y en el empleo.

Bonet puso también de relieve que el empleo generado por la industria, un 12,5% del total de ocupados en España, es de mayor calidad que la media nacional y se encuadran en sectores con nivel de intensidad tecnológica alta o medio alta, que exigen una mayor cualificación”. Según el presidente de la Cámara, la industria ha sido un elemento fundamental en la internacionalización de la economía española y en la actualidad representa más del 50% del total de exportaciones. También se refirió durante su intervención a la Comisión de Industria de la Cámara de España que está trabajando en la propuesta de medidas para impulsar el crecimiento y la digitalización de la empresa industrial. El resultado ha sido un documento que recoge con más de 50 propuestas con medidas sobre fiscalidad, financiación, internacionalización y formación.

Por su parte, el director general de Funcas, Carlos Ocaña, precisó que el principal problema empresarial español es “la baja productividad, que crece poco en el tiempo”. En el periodo 2013-2018, por ejemplo, la productividad creció en España un 0,3%, la mitad que en la Unión Europea (0,7%). En su opinión, esta debilidad responde a tres explicaciones complementarias: “el entorno no es el adecuado, con instituciones clave como las relacionadas con la educación, la investigación y la administración de justicia que deberían mejorar; tampoco lo es el funcionamiento de los mercados, donde falta competencia y la regulación está fragmentada o es excesiva; y la calidad de la gestión de muchas empresas es mejorable”.

Para el director general de Funcas, que anuncó también la puesta en marcha del Observatorio Funcas de la Empresa y la Industria (Ofei), muchas empresas tendrían que reinventarse pues “tenemos demasiadas que están alejadas de la frontera tecnológica, de las mejores prácticas de organización y gestión de las personas y gobierno empresarial y que compiten con estrategias desfasadas. Por ello su competitividad se resiente”.

Además de la relación entre tamaño y productividad empresarial, el estudio de Funcas se detiene en los retos ante la globalización y la revolución digital, la internacionalización, las políticas industriales, las políticas de recursos humanos, las diferencias salariales en el inicio de la expansión económica en 2014, los retos medioambientales y los costes energéticos, entre otros.

Etiquetas: 00000000