Profesor del Global MBA con especialización en Finanzas del IEB.

“No resistirá el más fuerte, si no el que mejor se adapte a cada mercado”

Más del 70% de las empresas emergentes españolas de base tecnológica creen que facturarán más en el exterior que dentro de España dentro de tres años. ¿Está de acuerdo con esta previsión?

Totalmente de acuerdo. Las start-ups, evidentemente dependiendo del sector, tienen un recorrido mucho más largo en el exterior. La razón es muy sencilla, hay mucho más mercado ahí fuera. El único problema que podrían tener es que no se preparen para afrontar ese reto. Mucha gente cree que simplemente es extrapolar lo que hacen aquí en España, pero están lejos de la realidad, ya que implica pensar, de nuevo, con el chip de start-up, es decir, partir casi de cero. Desde luego, las empresas que empiezan su andadura, si arrancan con la mentalidad de internacional, tendrán un recorrido corto.

¿Es cierto que es más fácil internacionalizarse cuando se es una start-up? ¿o se trata de un mito?

Es un mito absoluto. Las start-up deben pensar, como he comentado en la internacionalización desde el minuto uno, pero desde luego, las empresas ya consolidadas o que llevan años en el mercado nacional, deben empezar, si no lo han hecho ya, a pensar en internacional. No es más sencillo, es simplemente diferente. La diferencia estriba en que una start-up puede arrancar con esa mentalidad internacional, mientras que la empresa, llamemos tradicional, tiene que romper, en algunos casos, determinados tabúes que le lleven a la internacionalización, entre ellos, la profesionalización de esta tarea.

Se apunta a Latinoamérica como principal mercado de desarrollo exterior de las start-ups. ¿Cree que el futuro de estas empresas pasa por salir de la Unión Europea?

No es que sea Iberoamérica el destino principal solamente, o que tengamos que salir de la Unión Europea. La realidad es que hay que apuntar a otros muchos mercados que está abiertos y serán quizás hasta más rentables. El mundo es un mercado enorme y no podemos limitarnos a lo “doméstico”. Iberoamérica se postula muchas veces como principal destino de las empresas españolas, por el idioma, porque las empresas en general piensan que son mercados menos “desconocidos” para nosotros, aunque no sea real esa percepción, cada mercado es muy diferente al nuestro y todas las empresas deben pasar por el proceso de adaptación.

¿Cuáles son los retos del mercado internacional para las start-ups españolas?

Los retos a los que se va a enfrentar son muchos, desde tener que adaptar su producto o servicio al mercado, hasta saber “escuchar” otro tipo de impulsos y mensajes que el propio mercado le va a dar, por ejemplo, en un mercado puedes escuchar la variable económica y mejora de las rentas y en otro, quizás hay que ver el cambio del modelo social. En un mercado puedes escuchar al idioma y en otro los movimientos migratorios, todo ello para el mismo producto o servicio. A lo que me refiero exactamente es que si la empresa quiere tener más o menos éxito en el exterior, debe aprender a adaptarse y a los cambios continuos. No resistirá el más fuerte, si no el que mejor se adapte a cada mercado sin perder su esencia y su visión del negocio.

Etiquetas: 000