EconomíaFinanzasMercados

¿Hacia dónde se dirige Occidente? Michel Barnier: “Hay que proteger la paz en Irlanda y el mercado único europeo”

Hacia dónde se dirige Occidente Michel Barnier - 01

La XI Conferencia CESCE 2019, que se desarrolló el pasado 19 de febrero en Madrid bajo el título “¿Hacia dónde se dirige Occidente?”, contó con la participación de numerosos expertos que dieron respuesta, organizados en tres mesas redondas, a las principales cuestiones relacionadas con el Brexit, la transformación del espacio internacional y las nuevas tendencias de financiación de proyectos internacionales.

El negociador de la UE para el Brexit pronunció estas palabras en el marco de la XI Conferencia CESCE 2019, organizada por la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, y que fue inaugurada por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y por el Presidente de CESCE, Fernando Salazar, en la Fundación Rafael del Pino de Madrid.

Michel Barnier, Jefe negociador responsable del grupo de trabajo para la preparación y el desarrollo de las negociaciones con el Reino Unido durante los últimos 18 meses, destacó el que la prioridad en las negociaciones sobre el Brexit es “la paz en Irlanda y el mercado único europeo”, en relación con la negativa de Reino Unido a aceptar las condiciones planteadas por la UE. Barnier fue contundente en su postura e hizo un llamamiento a “preservar la base de Europa y el mercado único, no podemos debilitarlo con el pretexto de que Reino Unido se quiere ir”. “Hay que preservar este ecosistema, esta base y este capital”, enfatizó.

En una semana decisiva y plagada de citas europeas en torno al Brexit, Barnier señaló que, a partir de ahora, “habrá que reconstruir una alianza distinta” con Reino Unido y que el Gobierno británico “no puede esperar ventajas sin respetar las reglas”. En este sentido, “lo más importante –dijo- no es el divorcio sino qué relación queremos tener con Reino Unido y ellos con nosotros”. Barnier expresó su preocupación por los 500 millones de consumidores y los 22 millones de empresas que componen el mercado único. “Hay que proteger a los consumidores, a los presupuestos y a las empresas”, puntualizó Barnier a sólo cinco semanas de la fecha escogida por la primera ministra británica, Theresa May, para que el Reino Unido salga de la UE, el próximo 29 de marzo, haciendo uso soberano del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea. “Pedimos a los británicos que asuman sus responsabilidades con una decisión que han tomado de forma soberana”, explicó el negociador europeo.

Sobre las negociaciones entre la UE y el Reino Unido, la ministra destacó que estamos asistiendo a “un escenario imprevisible, en el que no sabemos lo que va a pasar y por eso hay que estar preparados para un Brexit sin acuerdo”.

Maroto subrayó, sin embargo, que “las empresas españolas se han demostrado capaces de adaptarse gracias a su vocación internacional” y recordó que “hay que acercar las políticas de internacionalización a las pymes” porque “España es una de las cuatro grandes economías del mundo, las exportaciones representan el 34% de nuestro PIB”. De hecho, el sector exterior español es uno de los que más ha aumentado en términos de PIB en los últimos años, del 27,2% en 2010 al 34,1% del PIB en 2017, superando a países como Francia, Italia y Reino Unido. La ministra recordó que el sector exterior ha permitido mantener a flote el buque de la economía española en los años más duros de la crisis y actualmente tiene un papel fundamental como motor de crecimiento económico. Además, Reyes Maroto reiteró el compromiso del Gobierno de España con el sector exterior español a través de actuaciones orientadas a incrementar las bases de las empresas que exportan, especialmente las pymes. “Cada vez son más las pymes que se atreven a salir y a exportar”, explicó la ministra.

La inauguración del evento contó también con la intervenión del Presidente de CESCE, Fernando Salazar, quien explicó que “estamos ante una época turbulenta en la que se nota falta de rumbo”. “La propia UE sufre una de sus mayores turbulencias: la salida de uno de sus socios principales”.

Salazar dijo que el gran reto de CESCE es lograr que las empresas se protejan de estas turbulencias porque actualmente tan sólo lo hace un 30-35%, “el 70% de las empresas no se asegura”, recordó. En un contexto convulso como el que se perfila a raíz del Brexit, Salazar señaló que “los riesgos no se asumen sino que se transfieren y para eso estamos los aseguradores”. En ese sentido, el Presidente de CESCE destacó el apoyo incondicional que la compañía ofrece a las empresas españolas en el proceso de internacionalización y recalcó que el panorama está cambiando y que, actualmente, los riesgos políticos están más vinculados a las economías desarrolladas y no tanto a las emergentes, que han sido el mercado más habitual de la compañía.

“El futuro de la UE tras el Brexit”

La Conferencia abrió su sesión con una Mesa redonda bajo el título “El futuro de la UE tras el Brexit”, moderada por Beatriz Reguero, Directora del Área de Cuenta del estado de CESCE. La mesa contó con la participación de Antonio Fernández-Martos, responsable de Acuerdos Internacionales y Aranceles de la Comisión Europea, quien recordó que “la ausencia de una frontera fue crucial para el proceso de paz con Irlanda”. “La directriz del Consejo Europeo no es fragilizar la Unión. No se va a renegociar el proceso de salida porque ya tenemos el mejor acuerdo posible”, dijo. El experto destacó, además, que las cuatro libertades (de mercancías, de servicios, de capitales y de personas) son indivisibles y son el principal signo de identidad de la UE. Fernández-Martos lanzó también un aviso a los operadores privados: “La UE está preparando medidas de contingencia. En determinadas áreas, va a haber imprevistos”. “Los operadores privados deben prepararse”, recomendó. El responsable de Aranceles en la Comisión reconoció que “las empresas tienen que estar preparadas sabiendo que vamos a una situación peor que la actual; prepararse para trabajar con Reino Unido como tercer país”. En esta primera mesa de debate también participó Camino MorteraMartínez, Investigadora Senior del Centre for European Reform, que anunció que “vamos a asistir a la reforma de la eurozona” y que “las grandes divisiones dentro de la UE y el auge de los populismos serán los dos elementos que determinarán las políticas europeas”. Mortera hizo un llamamiento a recuperar las políticas migratorias europeas como motor de progreso y señaló que “falta una narrativa positiva de la inmigración”. En la misma línea, Pol Morillas, Director del CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs), lamentó que “nos estamos centrando mucho más en salvar a Europa de los populismos que en sentar los pilares de la futura UE”. Morillas explicó que la amenaza principal del proyecto europeo se encuentra precisamente dentro del propio bloque comunitario y que algunos de los obstáculos están llegando desde países como Polonia y Hungría, donde se están vulnerando de manera reiterada los valores europeos, dijo. Además, Morillas describió el Brexit como “una de las crisis que mejor incorpora los elementos actuales que conforman la UE: enfrentamientos generacionales entre jóvenes y viejos, modelo urbano vs modelo rural, globalización, populismos…”. Beatriz Reguero subrayó esta idea compartida de que “el Brexit es el reflejo de todas las crisis que actualmente tiene la UE”. Ignacio Molina, investigador principal del Real Instituto Elcano, también auguró un entorno inestable a partir de ahora. “Esta situación de incertidumbre -ha dicho- puede perjudicar a los operadores privados; pase lo que pase, tendremos que negociar una relación futura; hay que revisar el sistema de los 28 para no crear agravios”, concluyó.

“Estados Unidos y la transformación del espacio internacional”

La segunda Mesa redonda, moderada por Inés Menéndez de Luarca, Directora de Riesgo País y Gestión de Deuda de CESCE, trató la cuestión de “Estados Unidos y la transformación del espacio internacional”. Alicia García-Herrero, Chief Economist for Asia, Pacific, Natixis y colaboradora del think tank Bruegel, se mostró algo crítica con el papel de la OMC como árbitro de las relaciones comerciales mundiales y destacó el papel de China como nuevo poder hegemónico del orden mundial. García-Herrero destacó que el choque China-Occidente reside en que “China está utilizando sus espacios de libertad sin cambiar su modelo de Estado mientras que nuestras instituciones están diseñadas precisamente para parar eso”. “Se acabó el mundo multilateral, Europa no puede ser la última en bajarse del tren y lo está siendo”, ha sentenciado. “China ya es líder, sobre todo, en todo lo que tiene que ver con el mantenimiento de su régimen político. China tiene muy claro que no puede depender del dólar, mejor, el euro, porque el dólar es una moneda esclava”, dijo. Miguel Otero, Investigador principal del Real Instituto Elcano, criticó el auge de los nacionalismos como moneda de cambio. Defendió que Trump no ha sido un accidente sino una sintomatología de cambios mucho más profundos que han ido ocurriendo en las economías desarrolladas en los últimos años. “Tenemos un gran rival, hay que cerrar filas y si hay un gran “-ismo” que es más grande que todos los demás es el nacionalismo. Y Trump va a seguir usando esa bandera”. Otero señaló que la agenda política de Washington la ocupan, por este orden, Asia Oriental, Golfo Pérsico y Europa. Miguel Otero señaló que el hecho de que, desde la caída del muro de Berlín, nadie haya disputado el liderazgo mundial a Estados Unidos representa una anomalía en las relaciones internacionales. Rafael Doménech, Responsable de análisis económico de BBVA, explicó que el próximo verano la economía estadounidense registrará el ciclo económico expansivo más largo de su historia ya que lleva creciendo de forma ininterrumpida desde 2009 por lo que se aproxima un cambio de ciclo económico. La clave, subrayó, va a ser el crecimiento demográfico en el nuevo orden mundial. “Está siendo muy asimétrico y esto afectará a la estructura del poder mundial”. Fernando Fernández Méndez de Andés, Profesor de IE Business School, destacó que como consecuencia de la guerra comercial aumentará el protagonismo del comercio de servicios y dijo que “vamos a ver una aceleración del comercio de mercancías y, sobre todo, de servicios, un nuevo mercantilismo multilateral”.

“Nuevas tendencias de financiación de proyectos internacionales”

La tercera Mesa redonda, moderada por Carmen Vara, Directora de Operaciones por Cuenta del Estado, abordó las “Nuevas tendencias de financiación de proyectos internacionales”. La mesa debatió sobre varios de los factores que parecen caracterizar al sector en estos momentos: el crecimiento de las carteras de operaciones, la existencia de un nivel muy alto de liquidez y de apetito por las operaciones, la presión sobre los precios y las condiciones y las complejidades de origen regulatorio. Además, se destacó la necesidad de atender las necesidades de las Pymes, algo que requiere mayor estandarización y automatización de los procesos, así como profundizar en el desarrollo de productos como las coberturas de crédito circulante y avales.

Vara anunció que 2018 fue el cuarto mejor año de contratación para CESCE, con 3.519 millones de euros en contrataciones. “Volvemos a un mercado con muchísima liquidez, muy global, donde los seguros se van a ver determinados por las multioperaciones”, especialmente en el sector naval, astilleros, cruceros y pesqueros. Vara destacó, además, la guerra de primas y los enfrentamientos entre ECA´s como una de las tendencias de este nuevo panorama internacional.

Juana Isabel González, senior Vicepresident del Grupo Santander, analizó el contexto internacional y señaló que ha habido una tendencia cambiante en los flujos de financiación en 2018. “El grueso ha ido a Oriente Medio” pero “el gran reto es África”, dijo. Otro de los ponentes, Enrique Larroque, director de Global Trade del Banco de Sabadell, apuntó hacia una de las nuevas tendencias comerciales. “Ahora hay más ingresos por pólizas de crédito exportador y no tanto por pólizas de riesgo residente”, dijo.

Ángela Pérez, Head of Structures Finance de Elecnor, explicó cuál está siendo el destino principal de esos créditos y de esa financiación. “El sector de las infraestructuras está creciendo en todos los continentes”. La mesa la cerró María Shaw-Barragán, directora de préstamos en Asia, África y América Latina del banco Europeo de Inversiones, que desglosó la tendencia actual. “Europa tiene que estar preparada con financiación”. Shaw explicó las directrices del BEI en la actualidad y señaló los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cambio climático, la migración, el apoyo a las mujeres, la internacionalización y el África subsahariana, como los más destacados.

La directora de préstamos del BEI reconoció que “más del 60% del trabajo del Banco Europeo de Inversiones está relacionado con el sector privado y con pequeñas y medianas empresas” y que África es uno de los grandes objetivos. Shaw-Barragan explicó que “lo que estamos haciendo en África son préstamos a largo plazo y en moneda local y esto interesa a las empresas españolas”. Una de las mayores demandas, dijo, se está centrando en el reaseguro del riesgo político. La directora de préstamos internacionales del BEI recordó, además, que el año pasado el BEI concedió préstamos destinados a pymes por valor de 4.800 millones de euros a través de la banca local, el ICO y los bancos españoles. España, dijo, “es el país en el que más dinero prestamos, 8.500 millones de euros en 2018 entre pymes, proyectos de innovación, medioambiente e infraestructuras”. El encargado de la clausura fue Michel Barnier, Jefe negociador del grupo de trabajo para la preparación y el desarrollo de las negociaciones con Reino Unido, que lanzó un mensaje de advertencia para preservar la unidad de la UE y para hacer frente a las consecuencias de un Brexit sin acuerdo. Barnier ha trabajado durante los últimos 18 meses como responsable de las negociaciones entre la UE y el Reino Unido para garantizar una salida pactada y defendió que el acuerdo alcanzado el pasado mes de noviembre es el mejor acuerdo posible y que Bruselas no está dispuesta a reabrirlo. Barnier explicó que las negociaciones se han plasmado en un tratado de 600 páginas que aglutina todo un catálogo de respuestas jurídicas a la multitud de interrogantes que plantea el Brexit. Las negociaciones, dijo Barnier, han dado lugar también a otro tratado de 26 páginas en el que se han diseñado las líneas principales de la futura relación entre la UE y el Reino Unido, un tratado con una validez de entre 2 y 4 años y cuyos detalles se analizarán en 10 mesas de trabajo diferentes sobre economía, cooperación, temas sectoriales, seguridad interior, cooperación policial, defensa y políticas extranjeras, entre otros asuntos. Barnier criticó la falta de responsabilidad de los británicos acerca de las repercusiones que la “ruptura” va a tener para Europa. “Las consecuencias del Brexit han sido subestimadas en Reino Unido, consecuencias humanas, sociales, económicas, jurídicas y técnicas”. “Siento el Brexit -se lamentó- pero he negociado de forma tranquila y firme”. En este sentido, Barnier puso el foco en los dos principales baluartes para la UE: los derechos sociales y de residencia y el presupuesto.

“Hemos intentado darles respuesta a los ciudadanos”, dijo, “a los 3,5 millones de europeos que viven y trabajan en Reino Unido, entre ellos más de 100.000 españoles, y al millón y medio de británicos residentes en países de la UE”, recordó. Barnier explicó, además, que uno de los puntos clave de la negociación ha sido garantizar la estabilidad del Presupuesto europeo, al que Reino Unido contribuye pagando entre el 12% y el 14% al año. “He pedido que lo que se comprometió hasta 2020 sea pagado por los 28 y no por los 27 y Reino Unido ha aceptado”.

Reino Unido se desprende de 700 acuerdos comerciales con su salida de la UE Barnier hizo también un repaso por las consecuencias comerciales que la salida de la UE tendrá para Reino Unido y para la Unión. Con el Brexit, anunció, “los británicos se desprenden de 700 acuerdos comerciales, es una de las consecuencias subestimadas por parte de Reino Unido respecto a su decisión”. Entre esos acuerdos, explicó, se encuentra por ejemplo Euratom, que organiza a nivel comunitario la gestión, el almacenamiento y el transporte de los materiales nucleares. Los británicos abandonarán también el pacto para proteger a más de 3.000 productos tradicionales con denominación de origen y que, según Barnier, hay que defender, como el whisky escocés o el queso manchego. “No queremos que estas producciones entren en la UE a través de acuerdos bilaterales entre Reino Unido y Estados Unidos. Hemos acordado proteger esos productos”, anunció.

El negociador para la UE explicó, además, que Reino Unido “va a tener que reconstruir una administración nacional y eso no se lo han explicado a los británicos”. “Tenemos que estar unidos, si cada uno va por su lado, seremos subcontratistas de China y de Estados Unidos”.

Barnier incidió en la idea de que “la mejor relación es ser miembro de la UE; si no, la relación será menos favorable”. En este sentido, hizo un repaso por alguno de los modelos de “convivencia comercial” que actualmente existen en la UE y que podrían constituir un ejemplo y una buena salida para Reino Unido, cuando éste se convierta en “país tercero para empezar a negociar”. En este sentido, Barnier aludió a dos casos. Se trata del modelo noruego, “que solicitó ser parte del mercado único respetando el mercado interior, el Tribunal europeo, la libre circulación de personas y la aportación al presupuesto”. Y también, del caso de Turquía, con unión aduanera sólo para mercancías.

Barnier concluyó su discurso con un llamamiento a la unidad. “Tenemos que estar unidos, si cada uno va por su lado, seremos subcontratistas de China y de Estados Unidos”, vaticinó. “Si queremos ser actores, tenemos que ser europeos, permanecer unidos”. La XI Conferencia CESCE 2019 terminó con las palabras del Director General de Política Comercial y Competitividad del ministerio de Industria, Comercio y Turismo, José Luis Káiser, quien señaló que “España está llamada a ejercer un nuevo papel” a partir de ahora. Káiser destacó que España debería aprovechar la salida de Reino Unido para reclamar un papel más relevante en el futuro del proyecto europeo.

Etiquetas: 000000