Despunta en el sudeste asiático

El PIB de Vietnam creció un 6,6% en 2018 y se espera que en 2019 y 2020 crezca un 6.5%. Este ritmo económico acelerado obedece al proceso de industrialización en el que se encuentra inmerso el país, con la mano de obra cambiando de la agricultura a las manufacturas, servicios, inversión privada, turismo y urbanización. La mano de obra barata y abundante, los recursos naturales y la resistencia a la desaceleración económica de China también tienen algo que ver. Las exportaciones constituyen una contribución significativa al PIB de Vietnam y algunos sectores, como el de la producción industrial textil, electrónica y la producción de marisco, han crecido con celeridad.

La deuda pública llegó hasta el 57,8% del PIB y se mantendrá en niveles similares en 2019 (57,4%) y 2020 (57,1%). Además, la tasa de inflación cerró al 3,8% en 2018 y se estima en un 4% para 2019 y 2020.

Los retos económicos de Vietnam incluyen la carencia de infraestructuras, las deficiencias del sector de los negocios, los reformas pendientes del sector público, la desigualdad creciente, un sistema bancario débil y las empresas controladas por el gobierno acaparando el 28,4% aunque son solo el 0,5% de todas las empresas del país.

Las reformas fiscales y la privatización de las empresas públicas ayudarán a compensar el déficit presupuestario en 2019. El control del partido comunista de Vietnam, que ejerce la represión política, es una de sus mayores trabas a la inversión extranjera directa. Para incentivarla, los planes del gobierno pretenden luchar contra la corrupción y aumentar la transparencia.

La tasa de paro en Vietnam es especialmente baja con un 2,2% en 2018 con expectativas de mantenerse igual en este año y el próximo. Los retos en el ámbito social incluyen la reducción de la pobreza, la mejora de la educación superior y la libertad de prensa.

Comercio exterior de Vietnam

Vietnam es una de las economías más abiertas al comercio exterior del continente asiático. El comercio de Vietnam supuso el 200,38% de su PIB en 2017, según el Banco Mundial. Es uno de los mayores exportadores de arroz, pero también exporta textiles, confección y calzado, productos de tecnología y crudo. El valor de sus exportaciones se estima en unos 213,77 billones de dólares un incremento interanual del 21%. El superávit comercial sumó 2,7 billones de dólares en 2017, igual que el año anterior. El comercio vietnamita se caracteriza por una gran desigualdad geográfica: el país mantiene superávit con Occidente pero un déficit creciente con sus vecinos asiáticos. Para lograr un mayor progreso, el país debe seguir incrementando el valor de sus exportaciones y diversificar sus productos.

Los principales socios comerciales de Vietnam son Estados Unidos, China, Japón, Corea del Sur y Singapur, y sus principales proveedores son los países asiáticos. El modelo económico vietnamita sigue dependiendo fuertemente de la inversión extranjera y la exportación, en particular a los Estados Unidos y Europa. En los últimos años Vietnam ha demostrado un fuerte compromiso con la liberalización del comercio, se unió a la OMT en 2007 y firmó acuerdos de libre comercio con la asociación de países del Sudeste asiático. También cuenta con un acuerdo de cooperación con la Unión Europea y ha ratificado el acuerdo TPP, de libre comercio transpacífico, del que Donald Trump retiró a Estados Unidos en 2017. Vietnam pretende aumentar sus exportaciones textiles a un 11,5% anual hasta 2020, al igual que incremento sus exportaciones de acero a los Estados Unidos a pesar de las tarifas. Se cree también que Vietnam será el principal beneficiado de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Comercio exterior hispano-vietnamita

2017 cerró un año de crecimiento de las exportaciones españolas a Vietnam, con un 10% más vendido en comparación con el año anterior y 421 millones de euros en bienes. Los productos importados son, principalmente, química orgánica, pescados congelados, aeronaves, cueros y pieles en bruto y curtidos, materias primas y semi-manufacturas de plástico, fritas y esmaltes cerámicos, farmaquímica, fibras, otros productos químicos y equipamiento de navegación aérea.

En cuanto a las importaciones, también crecieron hasta los 2.703.228 millones de euros. Los productos que España compra a Vietnam son: equipos de telecomunicaciones, confección femenina, calzado, café, té y otras infusiones y derivados (España es el tercer mayor importador de café vietnamita), informática hardware, confección masculina, calzado deportivo, pescado congelado, maquinaria para imprenta y artes gráficas.

Acuerdos económicos vigentes ente ambos países

España y Vietnam han firmado numerosos acuerdos de cooperación en materia económica a lo largo de los años. Sin embargo, a partir de 2016, el más destacable pasa a ser el acuerdo de libre comercio firmado con la Unión Europea, que promete la eliminación de la mayoría de los aranceles y la liberalización de muchos sectores.

El acuerdo incluye la eliminación en Vietnam del 65% de los aranceles a la importación en el momento de inicio del acuerdo y de prácticamente la totalidad en un plazo de 10 años. Por su parte, la Unión Europea dispondrá de 7 años para este mismo objetivo. Otros puntos importantes en el documento son la liberalización en Vietnam de los servicios financieros, telecomunicaciones, transporte y servicios postales, así como los avances en regulación de la inversión extranjera, eliminando o reduciendo las limitaciones a la manufactura de productos alimentarios y bebidas, por ejemplo. Por último, se ha acordado mejorar la regulación de contratación pública de Vietnam a estándares de países más desarrollados.

Etiquetas: 0