DigitalEconomíaEmpresas

Los CEOs alertan sobre el peligro de la desinversión en digitalización

Los CEOs alertan sobre el peligro de la desinversión en digitalización

El Círculo de Empresarios y The Conference Board de Nueva York han presentado el Informe C-Suite Challenge 2019 que contiene respuestas de CEOs y altos directivos de todo el mundo sobre cómo prevén que será la empresa del futuro y cómo afrontar los retos actuales y de cara a 2025. En esta encuesta han participado 1.426 altos directivos de todo el mundo, 125 de los cuales forman parte del Círculo de Empresarios y de la iniciativa Cre100do.

El vicepresidente ejecutivo y economista jefe de The Conference Board, Bart van Ark, miembro a su vez del Consejo Asesor del Círculo, presentó los resultados a nivel global, mientras que el Secretario General del Círculo, Alfredo Bonet, se refirió a los correspondientes a las empresas que operan desde España. Tras la presentación se celebró un panel de debate con participación de Miguel Carmelo, CEO y Presidente de la Universidad Europea; Mónica Deza, CEO de Bendit Thinking, Carlos Trascasa, socio director de McKinsey & Company, y el propio Ark. El presidente del Círculo, John de Zulueta, cerró el acto con un capítulo de conclusiones.

Lo que se extrae de las respuestas de los CEOs y altos ejecutivos es que la empresa del futuro estará totalmente comprometida con la sostenibilidad como factor de crecimiento y centrada en el cliente, lo que requerirá reorientar la forma en la que trabajamos y equilibrar los objetivos de corto plazo con la visión a largo plazo.

En este sentido el informe señala que “el peligro en una economía en desaceleración es caer en la tentación de reducir el esfuerzo y los recursos invertidos en la digitalización para impulsar la rentabilidad a corto plazo en detrimento de la competitividad futura”. Tanto los altos ejecutivos globales como los radicados en España consideran que alcanzar este equilibrio es un elemento fundamental para el futuro éxito de sus empresas.

Respecto a los aspectos del entorno empresarial que necesitarán cambiar en España y en Europa de cara a 2025 para mantener la competitividad y la relevancia de las empresas se destaca en primer lugar “mejorar la calidad de las instituciones y reducir la corrupción” y en segundo lugar “mejorar la educación y la formación”. Respecto a la nueva Comisión y Parlamentos Europeos, las tres prioridades que se deberían afrontar son perfeccionar el Mercado Único, reducir la burocracia y facilitar la transformación digital.

La brecha salarial de género, la conciliación, la retribución de los equipos y los obstáculos a la innovación son también temas que se abordan en el Informe.

Etiquetas: 0000