EconomíaMercados

La ralentización del PIB mundial en 2019 y 2020

La ralentización del PIB mundial en 2019 y 2020

Según SOLUNION, compañía de seguros de crédito, de caución y de servicios asociados a la gestión del riesgo comercial que analiza los últimos escenarios macroeconómicos elaborados por uno de sus accionistas, Euler Hermes, tras dos años de fuerte crecimiento la economía mundial vuelve a la encrucijada debido a las incertidumbres mundiales, la contienda comercial entre Estados Unidos y China, y los inconvenientes de la represión financiera.

Las perspectivas apuntan a un crecimiento del PIB mundial del +2,7% en 2019 y 2020, en comparación con el +3,1% de 2018.

Las insolvencias aumentarán un +7% en ambos periodos, con un incremento notable en Asia (+15% en 2019), un repunte en Europa (+3%) y un cambio de tendencia gradual en Estados Unidos para 2020. Siete de cada diez países registrarán un aumento de las insolvencias empresariales en 2019, y uno de cada dos países terminará 2019 con más insolvencias de las alcanzadas en términos anuales antes de la crisis mundial de 2008-2009.

Teniendo en cuenta el impacto de la incertidumbre mundial, y el esperado aumento de la deuda pública estadounidense, que podría convertirse en fuente de inestabilidad a partir del cuarto trimestre de 2019, se espera que la economía de Estados Unidos crezca un +2.5% interanual en 2019, y +1,7% en 2020. China se desacelerará hasta el +6,3% y +6,2% respectivamente. La eurozona también sentirá esta caída: +1,2% en 2019 y 2020, en comparación con el crecimiento de +1,9% registrado en 2018.

El escenario de contienda comercial sobre el que SOLUNION advertía hace unos meses podría durar hasta final de año. Ya ha afectado, y seguirá haciéndolo, al ciclo mundial de comercio e inversión, y los mercados emergentes han empezado a notarlo. Esto lleva a revisar las previsiones de crecimiento del comercio mundial a la baja, hasta el +2,2% en términos de volumen, para este año, y +2,5% en 2020, tras el +3,8% de 2018.

Además, la contienda comercial podría incluir varios mercados más allá de la rivalidad Estados Unidos-China. Las tensiones comerciales han aumentado recientemente entre Corea del Sur y Japón. La incertidumbre política, derivada de las próximas elecciones en distintos países emergentes y la reciente renovación de cargos clave, así como la constitución de un nuevo Parlamento en Europa, también apunta hacia posibles sorpresas sobre la postura de la política comercial.

El riesgo político mundial, cerca de un máximo histórico en la actualidad, es otro proceso que habrá que enfrentar. El intervencionismo, el gasto público excesivo y la revisión de las políticas económicas tradicionales, siguen desestabilizando el mercado. Hasta ahora, sus efectos en la confianza empresarial y de los hogares han sido limitados, aunque visibles.

Más aún, la represión financiera se está convirtiendo poco a poco en un círculo vicioso, en el que tipos de interés extremadamente bajos se esfuerzan por mantener a flote a las economías, mientras aumentan los riesgos a medio plazo. Una recesión podría venir de los excesos de los actores financieros. Por ahora, existe en particular una desconexión entre los fundamentos y el mercado de acciones, que podría generar inestabilidad más adelante.

Menos profunda, y con una vida más corta que la última recesión, la próxima desaceleración pondrá a prueba la capacidad de las empresas y los poderes económicos para hacer las cosas bien en el momento adecuado, ya que las herramientas políticas tradicionales y la cooperación internacional se han debilitado.

Etiquetas: 0000000