Diversificación en desarrollo

Si medio mundo vive pendiente de las amenazas de Trump, México es quizás el país que más en serio ha tenido que tomárselas, forzosamente. El pasado mes de junio, ante la intención del presidente de Estados Unidos de implantar un arancel escalonado en todos los productos mexicanos importados, su homólogo mexicano no tuvo más remedio que comprometerse a endurecer su política migratoria destinando sus esfuerzos a registrar y controlar las entradas en la frontera y a desplegar 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para contener la inmigración. El arancel que usó Trump como arma hubiese significado un duro golpe para la economía del país latinoamericano.

La crisis migratoria no es el único de los problemas de México. Su crecimiento económico se ha ralentizado, a pesar de que creció un 2% en 2018. La economía mexicana perdió fuerza en el último trimestre de 2018, ante la debilidad del sector industrial (creció sólo un 0,2%), lo que confirma, según los analistas, un mayor enfriamiento de la actividad económica para 2019. Con este dato, México habría registrado un crecimiento del 2% durante dos años consecutivos, 2017 y 2018, lo que puede ser valorado como positivo en la coyuntura internacional actual aunque está lejos del 2,9% de 2016. Se estima que en 2019 la economía crecerá entre 1,5 y 2,5%, aunque no está claro que ese objetivo se vaya a cumplir.

En el poder desde hace un año, el presidente López Obrador llegó al cargo con un programa ambicioso pero inconcreto, de profunda reforma y regeneración política, económica y social, centrada en la lucha contra la corrupción como causa principal de los principales males del país, como la violencia, la impunidad o la desigualdad. En lo político, López Obrador basa su programa regeneracionista en la lucha contra la corrupción, a partir de una forma de gobernar basada en la honestidad y la fraternidad, para acabar con los privilegios de una pequeña minoría. La lucha contra la criminalidad será también una de las prioridades del nuevo gobierno que en 2018 alcanzó una cifra récord en homicidios en México.

México fue el 12º exportador y 12º importador del mundo en 2018 según la OMC. La evolución de sus exportaciones en las últimas décadas ha sido vertiginosa, pasando de 79.540 millones de dólares a más de 450.942 millones (datos OMC), lo que supone que se han multiplicado por cinco las ventas al exterior.

Si bien el dato es positivo, contiene una excesiva dependencia de Estados Unidos como cliente preferente (destino del 80% de las exportaciones y el origen de casi el 46,3% de las importaciones). México ha firmado acuerdos de libre comercio con multitud de países, pero no ha conseguido diversificar su comercio exterior, de momento, aunque es cierto que hay una creciente presencia de los países asiáticos y europeos en la procedencia de la importación mexicana.

La balanza comercial en 2018 presentó un saldo deficitario de 13.882 millones de dólares. En 2018, el valor de las exportaciones totales de mercancías sumó 450.942 millones de dólares, un 10% más que 2017.

Mercados destino de la exportación mexicana

En 2018, el 80% de lo exportado por México fue a parar a Estados Unidos, que además subió un 9,6%. La exportación a la Unión Europea, que representa el 5,6% del total exportado por México, creció un 9,7% y la exportación a Japón, que representa 0,85% del total, disminuyó un 4,5%.

Dentro de la Unión Europea, destaca el crecimiento de la exportación mexicana a Italia en un 40% y a los Países Bajos en un 34%. Las exportaciones mexicanas a España, con una cifra de participación en el total de aproximadamente un 1,17%, han experimentado un crecimiento del 25% en 2018 en comparación con el año anterior, como consecuencia, sobre todo, de la recuperación del precio del petróleo, principal producto exportado por México a España.

En cuanto a las exportaciones mexicanas a Asia, que representan un 5,6% del total, han crecido en 2018 en un 11,2%, destacando sobre todo los crecimientos de India (43,9%) y Singapur (26,7%). Los mercados asiáticos más importantes para las exportaciones mexicanas son China, con un 1,64% del total exportado, Japón con el 0,85%, e India con el 1,09%.

Productos exportados por México

El 25,64% de lo exportado por México son vehículos terrestres y sus partes; maquinaria y material eléctrico, que representan el 18,18%; aparatos mecánicos, con una participación en el total exportado del 16,73%; y combustibles con un 6,59%; el instrumentos y aparatos de óptica y médicos 4,23%.

México ha hecho un gran esfuerzo de diversificación de sus exportaciones a nivel global en los últimos años y los productos derivados del petróleo representaron sólo el 6,7% en 2018, cuando en 2015 representaron el 10,8% del total de las ventas de México al exterior, el 13,07% en 2013 o al 35% que representaban en los años 80.

No obstante, en 2018 las exportaciones de productos petroleros y sus derivados han aumentado un 29% en relación con el nivel de 2017. España es el tercer país destino de este tipo de productos, detrás de EEUU e India, con 3.840 millones de dólares. Las exportaciones de productos no petroleros han crecido un 8,89%, destacando el crecimiento de las extractivas un 14,8% y manufacturas un 9%. Las exportaciones automotrices son un importante rubro representando más del 31% de las exportaciones totales. Tanto la producción como las exportaciones automotrices registraron niveles récord, consolidando a México como el cuarto exportador de coches nuevos a escala mundial.

Comercio exterior y relaciones bilaterales

Para España, las relaciones con Latinoamérica son de vital importancia, tanto en términos históricos y culturales como comerciales. Los principales socios y clientes de España en ese continente son México y Brasil, que representan el 44% de las exportaciones y el 46,2% de las importaciones.

En 2018, la exportación española alcanzó 4.560 millones de euros (1,5% del total), y cayó un 0,8% en relación con 2017 (4.598 millones de euros). En 2018 México fue el primer destino de la exportación española a América Latina; el 5º mercado más importante fuera de Europa (detrás de Estados Unidos, 12.791; Marruecos, 8.221; China, 6.276; Turquía, 4.933) y el 15º a escala mundial. Los principales productos que México compró a España en 2018 fueron máquinas y aparatos mecánicos (803 millones de euros, 17,61 % del total exportado a México), vehículos automóviles (561 millones de euros -12,31%), aparatos y material eléctrico (531 millones de euros, 11,6%), prendas de vestir no de punto (228 millones de euros 5,01%), materias plásticas (152 millones de euros 3,35%), manufacturas de fundición de hierro y acero (149 millones de euros 3,29%), prendas de vestir de punto (140,6 millones de € -3,08%), productos farmacéuticos (140,5 millones de euros, – 3,08%), bebidas (22,126 millones de euros – 2,77%), Muebles (104 millones de euros – 2,35%) , productos químicos orgánicos ( 102 millones de euros, – 2,24%).

Los últimos datos disponibles corresponden al periodo enero-julio de este mismo año, en el que las exportaciones españolas a México ascendieron a 2.538,5 millones de euros (un 6% por debajo del dato de 2018) y las importaciones a 2.869,6 millones de euros (3,5% por encima del dato de 2017), para un saldo negativo de 331,1 millones de euros y una tasa de cobertura del 88,4%.

Por otra parte, según datos del Banco de México, España (5.519 millones de dólares) fue en 2018 el tercer suministrador de la Unión Europea para México (1,1% del total de importaciones de México), por detrás de Alemania (17.761 millones de dólares, 3,8% del total) e Italia (6.608 millones de dólares, 1,4% del total) y el segundo comprador de la Unión Europea (5.304 millones de dólares, 1,1% del total), después de Alemania (7.071 millones de dólares, 1,5% del total).

Principales acuerdos bilaterales

Hay dos acuerdos principales:

El Convenio de Doble Imposición (CDI) (en vigor desde 1995. En marzo de 2015 se firmó el protocolo que modifica el convenio para adaptarlo a los modelos de la OCDE, incorporando una nueva redacción a algunos artículos. El 27 de septiembre de 2017 entraron en vigor las reglas del nuevo protocolo) y el Acuerdo de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) (en vigor desde abril 2008). Otros ministerios sectoriales y organismos también han suscrito MOUs y/o convenios de colaboración con sus homólogos mexicanos. Hay diversos MOUs en vigor en materias como energía, pymes e industria, entre otros.

En este momento hay dos acuerdos bilaterales en negociación: un convenio sobre transporte aéreo entre el Reino de España y los Estados Unidos Mexicanos y un MOU entre el Ministerio de Fomento y la Secretaría de Comunicaciones y Transporte en el ámbito de infraestructuras y transporte, cuyo texto envió el ministro Ábalos el pasado mes de agosto.
Perspectivas de futuro

Son meses algo convulsos para el comercio internacional a escala global y además, para México el panorama es peor al depender tanto de la exportación a Estados Unidos. En cuanto a oportunidades para España en México, al ser grandes importadores de equipo y bienes intermedios, son especialmente relevantes los grandes sectores exportadores del país, como la industria del automóvil, el sector eléctrico y el electrónico. Por otro lado, representan oportunidades los insumos y componentes y acabados ligados a las operaciones de infraestructura, especialmente en energía, transporte y telecomunicaciones. El sector eólico, solar y fotovoltaico se ha convertido en un fuerte importador de equipo español.

Etiquetas: 00