MercadosTurismo

Túnez se abre a la inversión española

Túnez se abre a la inversión española

El embajador de Túnez en Argelia, Wacef Chiha, ha propuesto la creación de una cámara de comercio conjunta hispano-árabe. Así lo ha anunciado durante su intervención en la jornada ‘Magreb, Oriente Medio y Europa: Cooperación empresarial’, organizada por Atalayar y Madrid Foro Empresarial y celebrada en la sede de Madrid de Deusto Business School, en colaboración con Ibercaja.

“Insto a los empresarios españoles a que consideren esta idea, que es necesaria para aprovechar el potencial económico que ofrece la relación entre los dos países”, ha declarado el embajador, quien ha recordado, en este sentido, que el volumen de la exportación española hacia el mundo árabe ha crecido en un 60% en los últimos diez años. Esto da muestra del gran interés que presentan los empresarios españoles hacia Túnez.

A pesar de ello, solo 63 compañías españolas tienen presencia en Túnez -con 5.788 empleos-, una cifra significativamente baja que contrasta con las 1.000 francesas, las casi 1.000 italianas o las 500 alemanas. Por esta razón, se creó en el mes de febrero de este año una línea de crédito de 25 millones de euros a favor de las PYMES españolas que trabajan en Túnez, con el objetivo de lanzar nuevos proyectos de inversión y operaciones de exportación de productos españoles. Estas tareas ya están siendo apoyadas por la Cámara Hispano-Tunecina de Comercio e Industria, lanzada en 2017. “Los empresarios españoles están de vuelta en Túnez”, ha reivindicado el embajador, quien ha puesto de ejemplo el caso de Air Europa, Logitravel, Iberostar o Barceló, que ha anunciado recientemente la creación de una ‘joint venture’ con la tunecina UFI Group para consolidar su mercado en África.

En el plano político de las relaciones bilaterales, el embajador ha mostrado su satisfacción por la retoma de las reuniones de alto nivel entre los jefes de Gobierno, como la que tuvo lugar en el mes de febrero de 2018, en la que se firmaron numerosos acuerdos de cooperación en materia de seguridad, juventud, empoderamiento de la mujer -lo que se erige como una prioridad en Túnez: el 47% del sector político local está formado por mujeres-, justicia, investigación científica y cooperación universitaria.

En esta línea, cabe destacar que el buen clima de inversión está garantizado por una situación política “estable y bajo control”, como ha asegurado el embajador, lo que ha quedado materializado este verano tras la muerte del presidente Beji Caïd Essebsi. “La transición democrática en Túnez fue un éxito a pesar de las múltiples dificultades, tanto nacionales como del entorno, por lo que el mecanismo democrático está funcionando bien”, ha añadido el representante diplomático. “El proceso democrático es irreversible en Túnez. No es una opción volver a atrás”, ha reiterado en este sentido.

Wacef Chiha también se ha referido también a la crisis abierta en la vecina Libia. A pesar de la situación de inseguridad de este país, caldo de cultivo del que procedieron los atentados de 2015 contra el sector turístico, Túnez se configura como el único Estado que mantiene sus fronteras abiertas con Libia, de más de 500 kilómetros de extensión.

A raíz de dichos ataques, como ha expuesto el embajador, Túnez adoptó una nueva política de seguridad y cooperación con los socios internacionales, entre ellos, España, a quien se le considera “un socio principal porque comparte la misma visión de una región euromediterránea estable y segura”. La mejora en la seguridad ha permitido, por ejemplo, la recuperación del sector turístico -que supone entre el 8 y el 14% del PIB-, entre otras razones porque los países occidentales, como España, han mejorado sus recomendaciones de viaje para el país norteafricano. Así, 2019 va a marcar un récord histórico de llegada de turistas: 9 millones de visitantes y se espera, para 2020, la cifra sin precedentes de 10 millones.

En cuanto a la situación económica, Wacef Chiha ha reconocido que la tasa de crecimiento del 1,5% prevista para 2019 “no es suficiente” para hacer frente a los desafíos abiertos en inflación, desempleo y creación de riqueza. “La transición democrática exitosa no puede ser duradera si no se garantiza una transición socioeconómica”, ha advertido el embajador. Por ello, ha explicado que Túnez se encuentra inmerso en un proceso de cambio de modelo de desarrollo orientado a tres focos concretos: la inversión en todas las regiones del país, la generación de actividades de alto valor añadido y el fomento del emprendimiento de los jóvenes, a través del impulso a las start-ups y la economía digital.

Con todo, “sigue siendo una economía diversificada y muy abierta hacia el exterior”, ha subrayado el embajador. El ratio de exportación sobre el PIB, que ilustra la apertura económica, se sitúa en el 40%, una de las tasas más elevadas del mundo. Por ejemplo, el país norteafricano destaca como primer exportador mundial de dátiles, segundo exportador mundial de aceite de oliva, con una producción de 370 mil toneladas -tras España-, y como segundo exportador de productos orgánicos en África. Otros sectores importantes en el país son el industrial y el offshore.

“Túnez se configura como un destino privilegiado de inversiones, porque siempre se ha animado a la inversión privada, tanto nacional como internacional”, ha indicado Wacef Chiha. Esto ha propiciado que cerca de 3.500 empresas extranjeras -que suponen 376.471 empleos- se hayan instalado en el país, de sectores tan diferentes como la industria, el textil, el automovilístico y el aeronáutico. Por ello, el embajador ha aseverado que “Túnez puede ser un puente de acceso a otros mercados, entre la Unión Europea y África”.

Sobre el ámbito cultural, Wacef Chiha ha anunciado que publicarán, próximamente, un nuevo libro sobre la revolución tunecina y sobre cómo fue un ejemplo de éxito en la región. “Considero que hay una dimensión cultural importante que ha permitido el éxito de la transición. Nuestra tradición constitucionalista, de respeto a las instituciones, lo ha propiciado”, ha explicado el embajador, quien ha recordado que Túnez adoptó la primera constitución escrita en 1864 y que se erige como el primer país africano en igualdad de género.

El director de Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera (FIPA) de Túnez para España y Portugal, Ibrahim Medini, ha presentado las nuevas oportunidades negocio, inversión y asociación que ofrece el país norteafricano, que van acompañadas de sus buenos resultados en los índices comerciales y financieros del mundo. Así, Túnez se erige como líder en el Norte de África en materia de Competitividad del Talento (INSEAD), Ecosistema del Emprendimiento, Innovación, Rendimiento Industrial Competitivo, Desarrollo de las Tecnologías de la Información y Transición hacia el E-Commerce.

Medini ha puesto el principal foco de su intervención sobre la nueva Ley de Inversión aprobada en abril de 2017. Con solamente 25 artículos, presenta un horizonte de posibilidades bastante amplio, a través de cuatro puntos fundamentales: libertad total de participación extranjera en el capital de las empresas offshore, reducción del número de autorizaciones y revisión de pliegos, libre transferencia de fondos (beneficios, dividendos y activos) al extranjero) y libre acceso a la propiedad de suelo no agrícola para la ejecución de proyectos de inversión.

La ley también recoge la posibilidad de contratar hasta un 30% de profesionales extranjeros hasta el tercer año, el derecho de la posesión de los inmuebles para realizar sus inversiones por parte de los inversores extranjeros y la igualdad de derechos entre los inversores extranjeros, como los españoles, y los tunecinos.

Del mismo modo, en el caso de los proyectos de inversión nacional -que tengan una inversión de 50 millones de dinares tunecinos (15, 8 millones de euros) o tengan como mínimo 500 empleados en tres años- se ofrecen una serie de ventajas como la deducción total del 100% hasta un plazo de 10 años o que el Estado tunecino se responsabiliza del trabajo de infraestructuras necesario.

En cuanto a las cualidades que configuran a Túnez como “un trampolín para la inversión”, Medini el director de FIPA ha destacado que su país ocupa el tercer puesto mundial en número de diplomas de tercer ciclo en ciencias, esto es, que cada año se titulan más de 9.000 ingenieros; y la potente red de infraestructuras, en la que sobresalen 140 zonas industriales, 11 parques tecnológicos y 18 parques cibernéticos.

Sobre los sectores en crecimiento de la economía tunecina, Medini ha expuesto el papel fundamental que desempeña el sector eléctrico, electrónico y mecánico como principal exportador. Así, Túnez se erige como el segundo productor de componentes de automóviles en África y como el séptimo proveedor de la Unión Europea en este sentido. También son importantes el sector de la automoción, con una integración del 40%, ocupa a más de 267 empresas, 134 de ellas con participación extranjera, y genera más de 80.000 empleos; el sector aeronáutico, con la presencia destacada de Airbus y el proyecto de desarrollo de un parque tecnológico aeronáutico de 20 hectáreas; el sector agroalimentario, que genera 70.000 puestos de trabajo; el sector offshoring, en plena expansión y donde destaca el sector de telefonía, de referencia mundial, y el proyecto Smart Tunisia; el sector farmacéutico y el sector textil.

El responsable de las inversiones tunecinas en España ha señalado, por ejemplo, que durante el próximo año se celebrará un evento en Sevilla con el objetivo de crear sinergias de cooperación en el sector aeronáutico.

Sobre los sectores que representan nuevas oportunidades de inversión, Medini ha puesto el foco en las energías renovables; el medio ambiente y el tratamiento de residuos; el turismo médico y cultural; los servicios que se prestan a las empresas, como logística y asesoramiento; los proyectos de infraestructuras y telecomunicaciones; y el sector financiero.

En el caso específico del turismo, la directora de la Oficina de Turismo de Túnez para España y Portugal, Leila Tekaia, ha presentado oportunidades de inversión en 16 zonas turísticas con cuatro temas concretos: sol y playa, ecoturismo, turismo familiar y termalismo.

Etiquetas: 00000000