Cheap Oem Software Store
Documento sin título twitter
Documento sin título
Economía Finanzas Empresas Alimentación Mercados Logística Ferias Turismo
Formación Digital Cultura Opinión Energía Infraestructuras IMEX Caso de éxito

Coface estima que las insolvencias corporativas en Reino Unido podrían aumentar un 8,7 % 2017

Un año después del voto del Brexit, las empresas británicas están dando muestras de su resistencia, sostenidas por el consumo privado (que aumentó un 2,6% en 2016), unas condiciones crediticias favorables y una fuerte demanda internacional. En el último trimestre de 2016, los beneficios de las empresas alcanzaron los 105.000 millones de libras esterlinas – un máximo histórico. La confianza repuntó significativamente, especialmente entre las PYMEs, desde su caída inicial, tras el referéndum. La pronunciada caída de la libra, el signo más visible del inminente Brexit, da cuenta del dinamismo de las exportaciones, a pesar de los limitados beneficios de la competitividad de los precios.

Pero a pesar de unas condiciones económicas favorables y de la elevada rentabilidad de las empresas, las dudas sobre el resultado de las negociaciones entre Reino Unido y la UE ya están causando una disminución de las inversiones (8,8% del PIB en 2016, el nivel más bajo desde la crisis), que se acentuará de aquí a abril de 2019. Los sectores que requieren de inversiones elevadas, como es el caso de la metalurgia, la automoción y la construcción, serán los más afectados.

Esta fase de negociación pondrá a prueba la actual resistencia de las empresas británicas. En 2017, el sector de la venta minorista (degradado por Coface de riesgo “medio” a “alto” en marzo de 2017) se verá debilitado por la desaceleración del consumo privado debido a las presiones inflacionistas. La industria automotriz también se verá afectada, aunque en menor medida, ya que contará con el apoyo de la demanda externa. Por su parte, el aumento de los costes debido a la depreciación del tipo de cambio resultará en una caída gradual de los beneficios de las empresas. En este contexto, Coface estima que las insolvencias corporativas en Reino Unido podrían aumentar un 8,7 %[1] en 2017 y un 8% en 2018, como resultado, mayormente, de la desaceleración del crecimiento, que podría llegar a 1,4 % en 2017 y 1,2 % en 2018.

 
Documento sin título EntrevistasPaíses
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner