Cheap Oem Software Store
Documento sin título twitter
Documento sin título
Economía Finanzas Empresas Alimentación Mercados Logística Ferias Turismo
Formación Digital Cultura Opinión Energía Infraestructuras IMEX Caso de éxito

Italia


Un país volcado en la innovación y el desarrollo económico

Históricamente, Italia ha figurado, tal y como corresponde a su posición entre los países más poderosos del mundo, también entre los más exportadores. En 2014, Italia se situó en el puesto número 8 de economías más comerciantes, según el informe de la Organización Mundial de Comercio “Estadísticas del comercio internacional”. 529.000 millones de dólares en ventas que, sin duda, contribuyen a compensar los últimos años de vaivenes económicos que tanto han afectado a la Unión Europea, y, por supuesto, también a Italia.

La tradición comercial mediterránea, la favorable posición geoestratégica, la amplia presencia heredada del Imperio Romano y su riqueza en recursos naturales han conformado la Italia industrial, comercial y próspera de los últimos siglos, uno de los países más desarrollados del mundo y centro neurálgico del sur de Europa.

La lucha contra la galopante corrupción y la inestabilidad política de finales del siglo XX no impidieron que la república siguiera siendo uno de los actores más importantes de la escena mundial. Italia ejemplifica no tanto un milagro como el alemán pero sí una curiosa situación: el mundo rural sigue conviviendo con una fuerte industrialización y con el sector servicios, en el que el turismo de calidad sirve de eje para una economía sólida a la que la crisis de 2009 solamente ha afectado de forma tangencial y no estructural.

Mientras las economías del sur de Europa, como la española, por ejemplo, han sufrido recortes y duras e impopulares reformas, y han tenido que redoblar sus esfuerzos exportadores, Italia, aunque no ajena a la crisis, se ha sostenido gracias a ser uno de los miembros con mayor peso de la Unión Europea. Italia es un país con una fuerte carga histórica y consciente de su pasado pero volcado en la innovación y en su desarrollo económico para mirar sin miedo al futuro.

Comercio exterior de Italia

Italia registró el año pasado un superávit comercial de 1.356.988,73 mil euros, con subidas tanto en las exportaciones como en  las importaciones aumentaron (un 3,3% y un 3%). Las exportaciones sumaron 18.669.080,65 mil euros y las importaciones 17.312.091,92 mil euros. Fueron las ventas hacia los países de la UE las que más subieron, un 3,5%, aunque también crecieron un 3,1% las ventas a países fuera de la UE.

En el periodo enero - marzo de 2016 se registró un saldo comercial positivo de 643.883.270 euros, las exportaciones sumaron 4.792.283.830 y las importaciones 4.148.400.560.

Italia es un gran exportador de automóviles, partida principal en sus exportaciones, a gran distancia del aceite de oliva, producto en el que España ya le ha superado como principal exportador mundial.

En tercer lugar, destacan las manufacturas de plástico y en cuarto, la confección, otro de los principales pilares de la exportación italiana. Productos químicos, siderúrgicos, química inorgánica y componentes del automóvil (neumáticos) ocupan otras partidas de interés.

En cuanto a las importaciones, el sector del automóvil destaca sobre otras compras al exterior con los componentes y accesorios de automoción, así como los automóviles, los productos siderúrgicos, los plásticos y los combustibles. Los tejidos para la confección conforman otra de las principales partidas importadas.

Los mercados destino más importantes para Italia corresponden a: Alemania, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y España. Los dos primeros son también sus proveedores más importantes, junto con China, Países Bajos, y, otra vez en quinto lugar, España.

Relaciones bilaterales

La principal característica de las relaciones bilaterales entre España e Italia es su fluidez tanto en el ámbito comercial como en el político – institucional.

En 2015 España exportó bienes por valor de 18.391 millones de euros e importó bienes por valor de 19.848. Por lo que nuestro país registra un déficit en la balanza comercial con Italia de 1.457 millones de dólares.

En el primer trimestre de 2016 enero - marzo de 2016 esta tendencia se invierte, con 4.792,3 millones de euros vendidos a Italia, registrando un crecimiento del 4,2% con respecto al mismo periodo de 2015. Las importaciones también aumentaron un 6,5%, en comparación con las importaciones del mismo periodo de 2015, hasta alcanzar los 4.148,4 millones. El saldo bilateral del primer trimestre de este año fue por tanto positivo para nuestro país, cifrándose en 643,9 millones con una tasa de cobertura del 115,5%.

Los productos más exportados por nuestro país a Italia en 2015 fueron automóviles, aceite de oliva, materias primas y semimanufacturas de plástico, confección femenina, productos siderúrgicos y farmaquímica. Italia vendió a España en este período equipos, componentes y accesorios de automoción, productos siderúrgicos, materias primas y semimanufacturas de plástico, combustibles y lubricantes y automóviles.

Es de destacar la recuperación del mercado turístico emisor hacia España, consolidada con el crecimiento del 14,6%  experimentado en 2014, 3.697.702 turistas italianos. Este cifra se superó en 2015, con 3.902.271 turistas italianos visitando nuestro país, un 5,9% más que el año anterior.

Acuerdos económicos vigentes ente ambos países

Los principales acuerdos económicos bilaterales  vigentes entre España e Italia, además del marco común europeo de referencia son:

• Acuerdo sobre la protección de indicaciones de procedencia, denominaciones de origen y denominaciones de ciertos productos.
• Acuerdo de mutua asistencia administrativa para la prevención y represión de infracciones aduaneras.
• Acuerdo de cooperación turística.
• Acuerdo relativo a los transportes internacionales de viajeros y mercancías por carretera.

Además se han ratificado los siguientes convenios: Convenio de arbitraje; Convenio de cooperación científica y técnica; Convenio sobre la delimitación de la plataforma continental entre los dos Estados; y Convenio para evitar la doble imposición en materia de impuestos sobre la renta y para prevenir la evasión fiscal.

Perspectivas de futuro

Las mayores oportunidades para las empresas españolas en Italia corresponden al sector servicios, que es el de mayor peso en la economía italiana, con el 75% del PIB, y el de mayor dinamismo, ya que es el que registra mayores tasas de crecimiento. Concretamente, el turismo con compañías españolas presentes en el país como Sol Meliá, NH Hoteles, Viajes el Corte Inglés; también los transportes, como CAF, o los servicios financieros y de seguros como Santander o Mapfre.

En cuanto al sector secundario, la presencia española es importante, en particular destacan las energéticas como Endesa o Gas Natural; las telecomunicaciones, con Telefónica o Indra; las infraestructuras como Ferrovial, Abertis o Sacyr; la logística Logista, FCC, el sector farmacéutico  Almirall o agroalimentario, con Pescanova, Grupo Calvo, el sector textil-calzado (Grupo Inditexy Mango) y el de los vehículos de motor, aeroespacial, química, y maquinaria de precisión.

Digno de reseña es el segmento de las energías renovables, en el que empresas españolas como Gamesa, Acciona, Abengoa o Iberdrola, se implantaron en Italia desarrollando proyectos, sobre todo en el sur del país.

 
Documento sin título EntrevistasPaíses
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner