demanda interna habría experimentado un nuevo retroceso