la demanda exterior neta se mantuvo como principal soporte de la economía